Buscanos en las redes

Policiales

En Famaillá un hombre salió a comprar un terreno y nunca más regresó

Publicado

el

Comparte esta nota

La desaparición de Carlos Antonio Guzmán tiene en vilo a Famaillá, desde el 12 de noviembre. Su hija de 20 años fue quien radicó la denuncia por su ausencia. dijo, en la comisaría, que su padre, de 47 años, había cobrado, un mes atrás $12 millones de una indemnización por un accidente laboral que tuvo en la provincia de Río Negro.  Pero ese 12 de noviembre  salió en su motocicleta  con destino a una finca cercana o lindante con el predio de INTA sobre ruta provincial 301 y ruta 322, con la finalidad de realizar la compra de dos hectáreas de tierra. Su hija dijo que su padre había llevado, para cumplir con esa compra, $6 millones.

Hubo un detalle que llamó la atención: el hombre había iniciado el trámite de compra por una publicación que ofrecía las tierras en la pagina OLX. Pero esa publicidad había sido eliminada. La joven contó que, como no regresaba, salieron a buscarlo en la zona y en casa de familiares pero no lo encontraron.

Ese fue el puntapié inicial del caso: un hombre que sale de casa en moto, a las 15.30, con $6 millones de pesos.

Pasada la medianoche, la joven reapareció en la comisaría y dijo que había encontrado el celular de su padre, pero que le habían borrado los contactos y desinstalado la aplicación de Whatsapp. Lo dejó para que profesionales analizaran el aparato.

La policía entrevistó al día siguiente al encargado de la Finca Polesman, donde supuestamente iba a comprar las tierras el hombre. Allí, el encargado, dijo que trabaja y vive en esa finca y que la misma fue comprada hace un año, que en ningún momento estuvo a la venta. Afirmó, además, que los dueños de casa tampoco hablaron con persona alguna sobre ninguna venta.

Esa mañana prestó declaración un sobrino del desaparecido, quien contó que en la madrugada, cuando andaban buscando a su tío en la zona del INTA, entrevistó a un hombre que dijo ser el dueño de la finca. El sobrino anotó el número de la patente del vehículo. Ese hombre le dijo al sobrino que había visto una motocicleta a los lejos y se retiró del lugar.

A Horas 10.30 nuevamente prestó declaración la hija, quien dijo que estando más calmada buscó entre las pertenencias de su padre y pudo saber que en realidad cobró la suma de $5.992.000 y al salir a comprar las tierras salió con $ 1.000.000, no con $ 6.000.000 como había manifestado en la denuncia. además dijo que el resto del dinero, o sea aproximadamente $ 5.000.000, estaban en plazo fijo en Banco Macro y ICBC que los mismos se vencen el día viernes próximo. Por último, dijo que el teléfono encontrado en su casa no era de su padre sino de su hermano de 18 años de edad, que se había confundido ya que ambos teléfonos son de la misma marca y modelo.

Esto desconcertó aún más a los policías.

Gracias al  número de patente, encontraron al que dijo haber visto una moto. No, no era el dueño de la finca. Declaró, en cambio, que esa noche estuvo con una amiga en la zona donde fue abordado por un grupo de personas que le preguntaron por un hombre en moto y él respondió que había visto a los lejos una luz de motocicleta pero nada especifico, además les dijo que era el dueño de la Finca para no ser molestado. Pero dijo que no es dueño de la finca y que no conoce a Carlos Antonio Guzmán y nunca  escuchó hablar de él.

La policía amplió la investigación. Pudieron saber que el desaparecido tenía, además, otros tres hijos, con dos mujeres distintas. Una de esas mujeres había estado detenida por homicidio. El mismo Guzmán tenía antecedentes por robo y hurto.

La declaración de la esposa de Guzmán aportó otros detalles. Dijo que su marido luego de salir con rumbo a la finca, a las 16 la llamó diciéndole que ya estaba con el rondín de la Finca esperando al dueño para hacer la operación. Después de ese llamado no se volvió a comunicar con Guzmán y al pasar el tiempo comenzaron a sospechar que le podría haber pasado algo.

La policía reforzó la búsqueda. Incluso participó la sección Perros, con la  Perra “Wanda”, de un rastrillaje.  Con personal de esta URO el rastrillaje terminó entrada la noche.  

Hubo un llamado de un tal Pedro MIguel Gómez, quien alertó que había un cuerpo sin vida en Campo Herrera. Los rastrillajes dieron negativo: no encontraron ningún cuerpo. La policía intentó contactarse con el teléfono desde el cual este Pedro Miguel Gómez había llamado. Daba constantemente en la casilla. Chequearon el número de DNI que había dejado: era el de un ciudadano que vive en Jujuy, no en Tucumán.

Al día siguiente, un familiar del desaparecido se presentó en la comisaría y dijo que había ido a consultar con un “curandero” quien les dijo que el “cuerpo” de su familiar estaba en las cercanías de una Bomba de Agua de la Finca Zucardy. Efectivos fueron al lugar con la perra Wanda, pero no hallaron ningún cuerpo.

Pero este 14 de noviembre, la policía sí halló un cuerpo en Campo Herrera. Todavía no hay confirmación de que trate del hombre desaparecido.

Tampoco hay certezas sobre la plata cobrada: después la familia le dijo al fiscal que estaba enterrada en el patio. 

Continuar leyendo...

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: