Buscanos en las redes

columnas

¿PUEDE REABRISE LA DESTITUCI»N DEL PUEZ PISA?

Publicado

el

Comparte esta nota

Por mucho menos, la Corte hizo expulsar al juez Roberto Guyot, entre cuyos pecados estuvo haber hecho lavar su auto particular por un preso de la cárcel penitenciaria. En el caso Tacacho hay un crimen de por medio y mal desempeño del personal judicial.  

En tanto, distendido, como si nada hubiera hecho sigue en su despacho, pese a haber obtenido «una jubilación condicionada» de la Ansés. Entonces, hay que preguntarse, ¿está o no jubilado?, porque si lo estuviera, hoy se encuentra usufructuando dineros del Estado, que no le corresponden.

El caso Tacacho no es un suceso más entre los mucho de su tipo. Tiene sus propias singularidades y se convirtió en un leader case, no solo por sus características brutales. Dejó al desnudo, al mismo tiempo, un Estado ausente que desoyó los ruegos de auxilio que pedía la joven salteña ante el acoso de Mauricio Parada Parejas, quien la persiguió noche y día, durante cuatro años, hasta ultimarla de 14 puñaladas, para después suicidarse. 

Están involucrados y seriamente comprometidos el juez penal Pisa y por lo menos una media docena de fiscales, entre hombres y mujeres, que directamente por acción u omisión, posibilitaron que el crimen de la profesora de inglés pudiera concretarse. Si hubieran cumplido con su deber, Miss Pao estaría aún entre nosotros. Hasta el legislador Zacarías Khoder, ex timonel de la Comisión de Juicio Político, objeta el trámite seguido contra Pisa por ese comité punitivo, ahora presidido por Raúl Ferrazzano.

Si se vencieron los 60 días de plazo para que el juez de marras se jubilara, y sigue en funciones «»en opinión de Khoder- el proceso de destitución debe reactivarse, porque el caso se cerró erróneamente. Hay siete pedidos de destitución que el comité parlamentario rechazó y mandó a archivo, en un acto que avergüenza. Se convirtió, así, en cómplice, al igual que el gobernador Manzur, al aceptarle la renuncia del juez, cuya expulsión del fuero judicial debió impulsar.

 No lo hizo. Como ya se dijo tantas veces en esta columna, en pago de favores recibidos. Pisa fue quien justificó la cuantiosa fortuna que Manzur nunca pudo justificar con los sueldos de un oscuro médico sanitarista. Quiere seguir en el cargo sine die por las dulces mieles del poder, pese a que Tucumán se encuentra en bancarrota y con una pobreza por arriba del 50%.

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: