Buscanos en las redes

Sociedad

Hicieron padecer a Priscila «sufrimientos innecesarios y extraordinarios por la brutalidad con la que la atacaron»

Publicado

el

Comparte esta nota

Priscila Paz nunca llegó a tomar el colectivo que la conduciría desde su trabajo, en un hotel alojamiento de El Manantial, hasta su domicilio, en la localidad de San Pablo. Antes de hacerlo, fue abordada por José Dante Gómez, alias «El Salteño» y, mediante engaño, trasladada a una casa del barrio Ampliación Elena White.

Allí comenzó su martirio: fue golpeada insistentemente con puños, a patadas y con objetos contundentes. Le desfiguraron el rostro, la golpearon en el vientre y en otras partes de su cuerpo. Finalmente, Priscila murió como consecuencias de esas torturas a las que fue sometida. Su cuerpo fue arrojado aun cañaveral ubicado a 150 metros de su casa. Esta es la principal hipótesis que sostiene la Fiscalía III, a cargo de María del Carmen Reuter, respecto al crimen que conmueve a los tucumanos.

Priscila Paz desapreció el 22 de julio y su cuerpo fue hallado sin vida nueve días más tarde. Ayer miércoles la Fiscalía dictó la prisión preventiva para los ocho acusados por el crimen de la joven. Siete de ellos están imputados por el delito de privación ilegítima de la libertad y homicidio agravado. La otra persona está acusada de encubrimiento.

La fiscal sostuvo en el pedido de prisión preventiva que los acusados la mantuvieron privada de la libertad y en ese tiempo «le propinaron a Paz golpes en su rostro y en otras partes del cuerpo con un elemento contundente, golpeándola también con sus puños y pies; y comprimieron su cuello buscando asfixiarla; todo esto con la intención de causarle la muerte haciéndola padecer sufrimientos innecesarios y extraordinarios por la brutalidad con la que la atacaron, produciéndose como consecuencia de la agonía de Priscila, la muerte de la misma».

¿Cuál fue el engaño del que resultó víctima Priscila Paz para llegar a la casa donde le dieron muerte? La Fiscalía busca responder este interrogante a través de dos pericias fundamentales: los informes que ordenaron sobre su actividad en la red social Facebook y la reconstrucción de la información que hay en su teléfono celular. El teléfono le fue robado a Priscila apenas fue privada de su libertad. En ese momento, Luciana Alderete, la única imputada por encubrimiento, habría colocado su chip en el aparato de Priscila y lo habría puesto en funcionamiento. Alderete permanecerá seis meses con prisión preventiva en la Unidad Penitenciaria Femenina. Además, se le impuso un embargo por 50 mil pesos.

La información del celular de Priscila será reconstruida a través de un mecanismo llamado Chip Off, una técnica utilizada en Buenos Aires y que ya está en marcha, a cargo del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El aparato fue encontrado destruido, enterrado al lado de un zanjón.

Los testimonios de vecinos y hasta de los familiares de los imputados fueron claves en la resolución del misterio que rodeaba la muerte de la joven. Héctor Jesús Ledesma, alias «Pocho», es el principal acusado en esta causa, de quien se sospecha que es el líder de una banda dedicada al naercomenudeo que impone el terror entre los vecinos del barrio.

Leer También: https://www.quediario.com.ar/2018/08/14/caso-priscila-paz-uno-de-los-imputados-dijo-que-llevo-a-la-joven-viva-al-canaveral/

Los otros imputados en esta causa, además de Dante Gómez y Héctor Ledesma, son:  Walter Patricio Miranda, alias «??Borollo»??Franco Emanuel OgazFacundo Damián Miranda, alias «??Cancan»??Yanina Paola Rojas, alias «??Kingkona»?? y Hugo Ramón Miranda. Todos ellos se encontraban bebiendo y consumiendo drogas durante la mañana en que Priscila fue llevada hacia el lugar donde ellos se encontraban.

Se cree que los golpes comenzaron apenas llegó Priscila a la casa, con el objetivo de que sus gritos no sean escuchados por los vecinos. Cuando los familiares y amigos de Priscila comenzaron a buscarla a través de los medios la situación se agravó. Contra todos los imputados en esta causa pesa además un embargo de 100 mil pesos y deberán ser trasladados al Penal de Villa Urquiza y a la Cárcel de Mujeres.

Otras pruebas reafirman esta teoría de la Fiscalía y la Secretaría, a cargo de Javier González. Estas pruebas tienen que ver con rastros de sangre hallados no sólo en la vivienda donde Priscila habría estado privada de su libertad, sino también en el interior de la camioneta en la que la habrían trasladado hacia el cañaveral. Hugo Ramón Miranda había declarado ante la Fiscalía que llevó en una camioneta a los miembros de la banda junto a Priscila, todavía con vida, hacia la plantación de caña donde le habrían dado muerte; que del vahículo se bajaron todos los imputados con la joven y que al cabo de media hora regresaron a la camioneta sin Priscila. Sin embargo, la versión de la Fiscalía es que cuando Miranda trasladó a Prisicla en la camioneta la mujer ya estaba muerta.

¿Priscila conocía a sus atacantes? Es un dato que la Fiscalía busca confirmar a través de las pericias que se están realizando sobre el teléfono celular de la joven y sobre su cuenta de Facebook.  Con el caso encaminado, se estima que la etapa de investigación no durará mucho hasta que la causa sea finalmente elevada a juicio.

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: