Buscanos en las redes

Sociedad

Piden ayuda a la población para resolver el crimen de su hijo

Publicado

el

Comparte esta nota

Por Mariana Romero

 

«Por favor, si alguien ha visto, que aporte, que hable anónimamente para que esto salga a la luz». De esta manera, los padres de Álvaro Cabrera, asesinado el 19 de agosto, lanzaron un pedido de ayuda a la comunidad. Necesitan testigos del crimen de su hijo.

Álvaro tenía 20 años y una hija de meses. Salió con un amigo la noche del domingo 19 de agosto a comprar sandwiches en la zona de barrio San Carlos, al noroeste de la capital. De acuerdo a lo relatado por su compañero, delincuentes los siguieron y los abordaron para robarles la moto. Álvaro se resistió e intentó luchar, pero los asaltantes le dispararon en el pecho. El joven alcanzó a caminar unos metros y cayó fulminado.

«Se escucharon tiros a lo lejos y nosotros nos asustamos, porque mi hijo había ido a comprar sánguches. Salimos corriendo a ver lo que pasaba y mi otro hijo llega a la esquina y ve a alguien tirado, pero no sabía que era el hermano. Me dice que no me acerque, que había habido una pelea. Yo le alcancé a reconocer el buzo a mi hijo», contó Ana Luisa Alderete, madre de Álvaro.

La mujer asegura que recién está encontrando calma tras la tragedia para reconstruir los recuerdos de esa noche. «Yo he sentido un dolor en el pecho y le digo ‘es mi hijo, es tu hermano’, le gritaba que lo llame a su papá, que se encierren en la casa, que vayan al hospital. Los policías motorizados que estaban ahí no se acercaron ni para decir ‘señora, no lo toque, lo vamos a revisar a ver si no tiene nada’. Un vecino ha salido ciego, medio dormido, así como estaba me lo ha cargado a mi hijo en el vehículo y me lo ha llevado al hospital. Después, no se, hay situaciones que las tengo en blanco», asegura.

El barrio es inseguro. Oscar Armando Cabrera, padre de Álvaro, dice que los disparos y las corridas en moto son frecuentes. «Ya habían andado haciendo tiros por la cuadra, entonces la gente se encerraba. Era un temor de todo el barrio, uno vive con miedo», cuenta. «Anoche mismo se sentían las motos fuerte, como diciendo ‘acá estamos y nadie nos hace nada’; no sabemos si son esas las motos, no sabemos nada. Se tiene que acabar esto», agrega la madre.

La pareja tiene dos hijos más, uno de 17 y una niña de 11. «Tenemos miedo por ellos, que les pase lo mismo, por toda esta delincuencia que hay en Tucumán», confiesa el hombre. Ana Luisa se quiebra al contar que su nieta, de un año, sufre cuando va a su casa porque quiere ver a su papá, agarra las fotos donde aparece y pide por él.

Alvaro estaba desarmado e intentó golpear a los asaltantes. Es lo que se pudo reconstruir de las imágenes de una cámara de seguirdad de un vecino que captó el homicidio. Se ven, al menos, a tres personas. Pero los padres, al menos, no los reconocen y por eso piden ayuda a quien haya visto lo ocurrido para que aporte datos.

No hay detenidos por la muerte de Álvaro. «Pedimos la colaboración de la gente. Si ese día que lo mataron a mi hijo alguien vio algo, que aporte por favor», pidió su papa. «Que informe a fiscalía, que busquen la forma, que lo hagan anónimamente. Muchos vamos a dejar de sufrir. Se tiene que acabar esto», pidió , se tiene que esclarecer porque mi hijo no era un mal chico, no era malo. Donde usted vaya y pregunte quién era mi hijo, todos le van a decir lo mismo», pidió Ana Luisa.

 

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: