Buscanos en las redes

Política

Lunes de fractura: ¿Quién quedó como el dirigente más poderoso de Tucumán?

Publicado

el

Comparte esta nota

Los denuncias sobre traición explotaron en el PJ tucumano con decenas de dedo manzuristas apuntando al vicegobernador Osvaldo Jaldo quien, sin embargo, simplemente repitió la estrategia de Juan Manzur contra su predecesor en la gobernación, José Alperovich.


Este lunes finalmente se consumó la «??desobediencia»? al mandatario que tiene más valor simbólico que de estricta apropiación de espacios de poder o presupuesto, que en el Tucumán ausente de ideología y valores, es lo mismo. Ayer fue Eduardo Lalo Cobos como Defensor del Pueblo, y se constituyó el bloque Lealtad Peronista en el parlamento, con los legisladores que responden al gobernador. En tanto, en el bloque Justicialista de Todos permanecen quiénes están alineados con el vicegobernador.


En la sesión, el jaldismo alcanzó 27 votos para consagrar a Cobos como el ombudsman. Para ello, se valió de los votos de los alperovichistas Sara Alperovich y Julio Silman, los radicales José María Canelada y José Ricardo Ascárate y los bussistas Juan Rojas y Paulo Ternavasio, que ya fueron expulsados del bloque de Fuerza Republicana por Ricardo Bussi.


El vicepresidente primero de la Legislatura y referente del manzurismo, Gerónimo Vargas Aignasse, confirmó la constitución del bloque Lealtad Peronista, con los legisladores alineados con Casa de Gobierno: Eduardo Bourlé, Juan Luis Fernández, Paula Galván, Zacarías Khoder, Jorge Leal, Sergio Mansilla, Carlos Assán, Marta Najar, Reneé Ramirez, Leopoldo Rodríguez. Los legisladores alfaristas directamente no se presentaron. Jaldo dijo que Alfaro era «el gran perdedor» de la jornada.


En horas del mediodía se confirmó desde Casa de Gobierno que Manzur solicitó la renuncia inmediata de Agustín Fernández, secretario de Gobierno y Justicia -segundo de Carolina Vargas Aignasse- casado con la legisladora Reyes Elías y ligado al vicegobernador Jaldo.


Los camporistas Marcelo Santillán y Jesús Salim ponderaron el liderazgo de Manzur como referente del Frente de Todos y del peronismo en Tucumán. Por estas horas, se especula con que el jaldismo impulsaría cambios en la mesa de conducción de la Legislatura, mientras que en el manzurismo apuntan contra Marcelo Caponio, titular del Plan Norte Grande, luego de que su hermano Tulio votó a favor de Cobos.


De todas formas, ya se puede anticipar una virtual paralización de la Legislatura ante esta situación. Pero no se paralizará la política, sino todo lo contrario, y quizá esto sea los más positivo de esta ruptura: por fin podrán escucharse voces críticas dentro del inmenso y poderoso peronismo tucumano, que sólo se había dedicado a apuntalar con silencio a la patética gestión local, con una sociedad asqueada de la inseguridad y la corrupción.

Pero en este flamante enfrentamiento, también quedará expuesto el inmoral presupuesto que maneja el vicegobernador y Presidente de la Cámara, que ha sido manejado siempre a discreción sin ningún tipo de transparencia y ha convertido a esta legislatura en la más cara del país en relación a la cantidad de miembros.


Por ello, en esta pulseada que tendrá su más importante desafío este año cuando se realicen las elecciones legislativas de medio término, cómo utilicen esos gruesos presupuestos será determinante en una provincia donde la política se ha alineado al poder de las cajas. Por lo pronto, quien a priori gozará de más libertad para manejar los fondos sin rendir cuentas es, sin duda, Osvaldo Jaldo. En las próximas semanas terminará de definirse el mapa político, y caerán muchas caretas.

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: