9.7 C
San Miguel de Tucumán

Taiwán y la OMS: La injusta exclusión de un líder en salud pública

Taiwán ha renovado su petición para integrarse a la Organización Mundial de la Salud (OMS), una demanda que ha sido históricamente bloqueada por la República Popular China. Las tensiones entre Taiwán y China se remontan a la guerra civil china de 1949, cuando el gobierno del Kuomintang se refugió en la isla, mientras que los comunistas tomaron el control del continente. Desde entonces, China ha ejercido una presión constante para aislar a Taiwán de la comunidad internacional, obstaculizando sus intentos de participación en organizaciones globales, incluida la OMS.

Taiwán, una vibrante democracia que respeta las libertades económicas e individuales de sus 23 millones de habitantes, se presenta como un ejemplo de éxito en el ámbito de la salud pública. A pesar de no ser miembro de la OMS, ha gestionado de manera eficiente diversas crisis sanitarias, incluida la pandemia de COVID-19. Sin embargo, la exclusión de Taiwán de este organismo limita su acceso a información y recursos cruciales, lo que podría mejorar aún más sus capacidades de respuesta sanitaria y beneficiar a la comunidad global.

La República Popular China ha intensificado sus esfuerzos para bloquear la participación de Taiwán en la OMS, utilizando su influencia diplomática y económica para presionar a otros países y a la propia organización. Beijing argumenta que solo el gobierno chino tiene la autoridad para representar a Taiwán en cualquier foro internacional, una postura que ha encontrado resistencia entre aquellos que ven la participación taiwanesa como un imperativo de salud pública.

La inclusión de Taiwán en la OMS no solo es un asunto de justicia internacional, sino una necesidad práctica. La salud es un derecho universal del cual ningún individuo debe ser privado, y garantizar este derecho para los taiwaneses es esencial. La participación de Taiwán en la OMS permitiría a sus ciudadanos tener acceso completo a los recursos y el apoyo que la organización ofrece, mejorando la seguridad sanitaria tanto en la isla como a nivel global. Con 23 millones de vidas en juego, es imperativo que la comunidad internacional reconozca la importancia de esta inclusión, priorizando la salud y el bienestar por encima de las disputas políticas.

Ignacio Terán
Director Ejecutivo Federalismo y Libertad

Notas recientes