6.4 C
San Miguel de Tucumán

1 de cada 4 autos que se venden en el país funciona con diésel

El motor gasolero es considerado en todo el mundo como el más contaminante para el medio ambiente. Tanto es así, que la mayoría de los autos de pasajeros ya no tienen una versión con esta motorización

Las cifras de ventas de autos eléctricos en Alemania se derrumbaron en marzo a niveles insospechados hasta hace algunos meses, retrocediendo un 29%, para quedar debajo del 12% del mercado de autos nuevos comercializados. La noticia no es nueva porque hace un tiempo que se viene apreciando esta retracción de las ventas de autos a batería, especialmente a causa de la decisión del gobierno de retirar los incentivos para los usuarios, que alcanzó los 8.000 euros en su punto más alto y que se fue reduciendo hasta desaparecer recientemente.

Lo que en cambio sí resulta una novedad, es que en contrapartida con esa baja de los autos eléctricos, se ha mantenido casi inalterable la venta de vehículos con motores diésel (apenas un 0,5% negativo), lo que sumado a una baja del 6% del total de automóviles de todas las tecnologías, representa un crecimiento del 18% para los motores gasoleros, considerados como los más contaminantes de la industria automotriz. En febrero, en Alemania, el 35,5% del total de autos nuevos fueron de gasolina, el 25,2% fueron híbridos, el 19,4% diésel y sólo el 11,9% quedó para autos totalmente eléctricos.

Es todo un contrasentido que los gobiernos tendrán que analizar con los fabricantes y con el Parlamento Europeo, que ya ha advertido que en 2026 hará una revisión del estado de situación para saber si todavía es posible alcanzar la meta propuesta para 2035 de no vender más autos con motores propulsados por derivados del petróleo.

En Argentina, mientras tanto, tenemos una contradicción similar aunque por otros motivos. Todavía no hay una Ley de Electromovilidad que fomente las inversiones en esta tecnología. Hay dos proyectos, uno de AAVEA (Asociación Argentina de Vehículos Eléctricos y Alternativos) y otro de ADEFA, elaborado por los propios fabricantes de automóviles en 2018 y que tal como ocurrió con el gobierno anterior, ya está en poder de las nuevas autoridades nacionales para su conocimiento. Se denomina “Visión Estratégica 2020-2030″, e involucra muchos más aspectos que el de la movilidad eléctrica, con objetivos que incluyen el impacto social de la industria automotriz como fuente de trabajo y generación de divisas para el país.

Sin embargo, mientras todas esas ideas siguen esperando ser tomadas como una prioridad que todavía no han tenido, Brasil, el principal socio de Argentina en la industria automotriz, se está llevando casi todas las inversiones de las grandes compañías automotrices mundiales en la región, especialmente en materia de electromovilidad, a través de su plan Mo Ver (Movilidad Verde) que entró en vigencia el 1 de enero y que ya captó 13.000 millones de dólares para los próximos años.

Pero la gran contradicción es que mientras los fabricantes de autos impulsan el mencionado plan, Argentina tiene un enorme parque de vehículos diésel cero kilómetro que cada mes salen por la red de concesionarios oficiales a las calles de todo el país, y que está basado fundamentalmente en el segmento de las camionetas medianas, tan populares y arraigadas en las costumbres de uso nacionales, hasta el punto de haber llegado a ocupar el 20% de la participación de mercado en 2023.

“Argentina tiene esta contradicción de tener un mercado ‘pickapizado’ por el cual no sólo hay un 20% de camionetas medianas, todas propulsadas por motores gasoleros, sino que además se fomenta este tipo de movilidad con un beneficio de pagar un IVA del 10,5% en lugar del 21% que pagan los automóviles con motores que cargan nafta en los surtidores. Hay que ponerse de acuerdo si queremos subirnos al primer mundo y actuar en consecuencia, de otro modo resulta un poco extraño de comprender”, dijo a Infobae un analista de la industria con muchos años en el mercado.

El proceso de revertir esta situación lentamente parece haber comenzado. Tanto Toyota como Ford han reconocido que está en los planes de ambas marcas producir sus pick-up Hilux y Ranger con una versión híbrida, lo que reducirá el impacto de los motores diésel en el medio ambiente. Las camionetas eléctricas no parecen tener todavía un mercado en Argentina, al menos no están en los planes de las terminales que las producen, sólo Ford ha traído el furgón e-Transit que ya se comercializa y Renault anunció la llegada del Kangoo E-Tech para este año.

Ya en el mercado desde hacer un tiempo, hay otras opciones de camionetas que no utilizan el motor gasolero y en su lugar están equipadas con impulsores nafteros como las versiones de RAM 1500 y Rebel y la nueva Rampage, las Ford F-150 naftera e híbrida y la Maverick que también tiene una versión que combina un motor de combustión de gasolina con uno eléctrico. Además, están también las camionetas compactas nafteras como opción en Fiat Toro, y como única tecnología en Renault Oroch y Chevrolet Montana.

SourceInfobae

Notas recientes