7.8 C
San Miguel de Tucumán

Por la escalada narco, crece la tensión a la espera del proyecto “antimafias”

Como hace un año, cuando el ataque a un supermercado de la familia de Roccuzzo en Rosario con amenaza a Lionel Messi incluida motivó la sanción de leyes, la escalada narco volvió a impactar en el Congreso.

Entre pases de factura contra la oposición, Patricia Bullrich anunció que el Ejecutivo presentará un proyecto “antimafias”. El clima parlamentario es tenso, el oficialismo intenta aprovechar la crisis para “exponer” y presionar a los bloques dialoguistas, donde también reconocen que la situación de violencia es límite y obligará a tomar postura.

En Santa Fe, acompañada por el gobernador radical Maximiliano Pullaro, el ministro de Defensa nacional, también radical, Luis Petri, y el Intendente de la Ciudad de Rosario, Pablo Javkin -también de origen en la UCR-, Bullrich realizó este lunes una conferencia de prensa para anticipar las medidas que se tomarían en el Comité de Crisis para la provincia en plena ola de violencia.

Entre otras decisiones, la ministra de Seguridad anunció que el Ejecutivo enviará al Congreso un proyecto de “ley antimafia o antibanda” que tipificará una “nueva modalidad de persecución penal sobre el crimen organizado tomando los crímenes de estas bandas y adjudicándolos a todos sus integrantes”. Poco más tarde, una de sus espadas parlamentarias en Diputados, Damián Arabia (PRO), comparó la iniciativa con el Código antimafia italiano o la Ley RICO de Estados Unidos.

Es decir, el proyecto del Gobierno supondría una modificación del Código Penal, que necesariamente debe pasar por el Congreso y no podría avanzar por DNU presidencial.

“Si tu organización comete un crimen con una pena de 30 años, te juzgo por una condena de 30 años, no como un cómplice que manejó el auto de quien cometió el crimen. Ahí podés usar además la figura del arrepentido para ir más arriba”, resumía una fuente al tanto del proyecto, que también apuntaría a perseguir especialmente el lavado de dinero, clave para la supervivencia de las organizaciones narcotraficantes.

Cerca de la ministra aseguran que se trabaja intensamente en estas horas en la redacción de la iniciativa, pero que podría llegar a la Cámara Baja la semana que viene. Aunque el proyecto en sí mismo todavía no llegó al Congreso, sí llegaron los cruces y los pase de factura.

Fue la propia Bullrich la que cargó contra los legisladores, por el antecedente de la naufragada Ley Ómnibus: “Explota Rosario y no tengo emergencia en Seguridad porque el Parlamento no la votó. ¿Los parlamentarios que no la votaron se hacen cargo de que yo necesitaría tener recursos más rápido para combatir los asesinatos a mansalva?”, se preguntó en una entrevista LN+.

En realidad, la emergencia en Seguridad sí había sido aprobada en la votación en particular de la Ley Ómnibus, pero fue rechazado uno de los incisos de la delegación de facultades que apuntaba a “fortalecer la actuación de las Fuerzas Federales en: la investigación, prevención y lucha de los delitos complejos y el crimen organizado; la producción y tráfico de estupefacientes; la corrupción de niños, niñas y adolescentes; terrorismo; las privaciones ilegítimas de la libertad agravadas; los delitos aduaneros; los secuestros extorsivos y la trata de personas”.

Ese inciso -que era la única referencia al narcotráfico en el paquete de reformas- había sido incluido en las negociaciones con los bloques dialoguistas, donde generaron irritación las críticas generalizadas de la ministra y de sus principales dirigentes. Los votos negativos partieron sobre todo de Unión por la Patria. De los 34 miembros de la UCR, 4 diputados votaron en contra. HCF votó dividida -rechazaron la Coalición Cívica y el socialismo-, al igual que los bloques de fuerzas provinciales.

Finalmente, al caerse toda la ley cuando el oficialismo decidió devolverla a comisión por falta de apoyo opositor, también se cayó la declaración de las emergencias que habían sido aprobadas. Según afirman en Seguridad permitiría tener mucho mayor margen de maniobra, desde lo más básico como comprar rápidamente equipos y patrulleros para las fuerzas federales.

“Lo que hizo fue poner blanco sobre negro: todos cacarean ahora, pero cuando había que votar no votaron. Es simple, que dejen de hacerse los preocupados ahora en público, que voten bien. Con lo que está sucediendo en Rosario va a ser muy difícil que la oposición rechace el proyecto”, afirmaron cerca de la ministra.

“No estamos hablando de fidecomisos y recursos para las provincias, hablamos de que se negaron a cederle a la ministra las facultades para luchar contra el narcotráfico, entusiasmados por voltear la ley. Ahora se ponen colorados, quedan expuestos”, completó un miembro de La Libertad Avanza, aunque el bloque no había sido informado hasta este lunes del contenido del proyecto “antimafia”.

Más allá del enojo por las críticas al Congreso, los bloques dialoguistas aguardaban a conocer el texto del proyecto para tomar postura, pero existen iniciativas presentadas en los últimos años, que perdieron estado parlamentario, vinculadas a lucha contra el narcotráfico y especialmente el lavado de activos, y la reutilización de bienes de bandas criminales. Incluso en UxP evitaron tomar posición definitiva sobre la iniciativa que trabaja Seguridad.

Son horas de señales varias en el Congreso, y especialmente en Diputados. La UCR reaccionó: el diputado radical por Santa Fe, Mario Domingo Barletta, presentó un proyecto para declarar la emergencia en materia de seguridad pública en el ámbito de la provincia.

El segundo artículo de la iniciativa es justamente una reproducción del inciso por el que Bullrich criticó a la oposición parlamentaria: “Fortalecer la actuación de las Fuerzas Federales de Seguridad en: la investigación, prevención y lucha de los delitos complejos y el crimen organizado”.

spot_img

Notas recientes