24.1 C
San Miguel de Tucumán

El Gobierno aumenta las fuerzas de seguridad en Rosario para enfrentar a los narcos

El asesinato de Bruno, el playero baleado por un sicario, generó enorme conmoción social y política. Bullrich y Petri viajaron para anunciar medidas con el gobernador Pullaro

La ola de violentos asesinatos con indubitable sello narco que conmovieron a la ciudad de Rosario desencadenaron una reacción conjunta de la Casa Rosada y la gobernación santafesina. El Gobierno de Javier Milei prevé “triplicar la acción operativa de las fuerzas de seguridad en el territorio” e involucrar a las Fuerzas Armadas en la ciudad santafesina, adelantaron fuentes oficiales.

Lo cierto es que este lunes los ministros Patricia Bullrich (Seguridad) y Luis Petri (Defensa) estarán juntos en esa ciudad para anunciar el envío de más uniformados y recursos de Gendarmería, Prefectura, Policía de Seguridad Aeroportuaria y de la Policía Federal, como así también de vehículos provistos por las Fuerzas Armadas para reforzar la presión sobre las bandas narcos y evitar que continúen los hechos de sangre que, casi a diario y con dosis de macabra espectacularidad, ocurrieron la semana pasada.

“Quiero ser claro: estamos enfrentando a un grupo de narcoterroristas desesperados por sostener el poder y la impunidad”, escribió el presidente Milei en el anochecer del domingo. Luego de ofrecer sus condolencias a los familiares de las víctimas, el Presidente dejó en claro su postura. “No vamos a permitir que sigan gobernando Rosario. Las fuerzas de seguridad tienen nuestro apoyo irrestricto para hacer lo que sea necesario para reinstaurar el orden”, sentenció. En el medio, el Presidente no abandonó la disputa política: “El kirchnerismo y el socialismo entregaron la ciudad a la delincuencia, y hoy lamentamos cuatro homicidios en una semana”.

Este lunes, a las 10.15 y desde la sede del gobierno de Santa Fe en Rosario, Bullrich, Pullaro y Javkin darán a conocer detalles de las nuevas medidas de combate directo a las bandas de narcotraficantes, a quienes ambos gobiernos ya califican como “terroristas”, responsables de la muerte a tiros de dos taxistas, un chofer de colectivos y el joven empleado de una estación de servicio, todos desde el martes pasado. También participará de la conferencia de prensa el ministro de Defensa, Luis Petri.

En la conferencia de prensa, tanto Bullrich, como Petri se pondrán a disposición de Pullaro, explicarán el despliegue que pondrán en marcha en los próximos días y también pedirán el tratamiento y la aprobación de la denominada “ley anti mafia”, que busca acelerar las investigaciones contra los grupos narcos y su actividades delictivas. “Con esta ley se podrá avanzar contra las asociaciones ilícitas que actúan ramificadas y con distintos fines y objetivos”, explicaron fuentes oficiales. La ministra expresó en las últimas horas una fuerte crítica al Congreso por no haber aprobado la Ley Bases que tenía entre sus artículos la declaración de la emergencia en materia de seguridad.

Es que Rosario es una ciudad donde se registró una sensible reducción de la cantidad de gente que está en la calle, sobre todo cuando cae la noche, hay paro de colectivos, de taxi, se interrumpió la limpieza y la recolección de residuos, los hospitales funcionan a medias y los colegios estarán este lunes cerrados también como medida de protesta de los trabajadores de la educación que no ven condiciones de seguridad garantizadas para dar clases.

Informe reservado

El gobernador Pullaro está decidido a seguir adelante, sin retroceder un milímetro. Y pese a que está amenazado de muerte y que tuvo que sacar a toda su familia de Rosario porque también eran blanco de amenazas de estos grupos narcos, el mandatario de Santa Fe está dispuesto a ir a fondo y a seguir ajustando el cero en torno a los narcos, tanto a los que están dentro de los penales de la provincia y del ámbito federal, como aquellos que están en la calle y amenazan con agrandar aún más el baño de sangre que vienen alimentando desde hace semanas.

Es una decisión que no se vio alterada luego de que le llegó a su mano un informe reservado que le reveló la existencia de un pacto, de una unión de todos clanes delictivos para atacar al Estado y doblegar la intención de parar con un negocio que combina en dosis iguales el dinero y la muerte. Fue un informe que se vio corroborado por una nota que encontraron en la estación de servicio donde ocurrió el crimen de Bruno.

“Esta guerra no es por el territorio, es contra Pullaro y Cococcioni”, comienza diciendo el mensaje del crimen organizado y continúa: “Así como nosotros llegamos a 300 muertos, estando unidos vamos a matar a más inocentes por año”. Esa mención a la unión es lo que llevó enorme preocupación, porque confirmó las versiones que habían en el mundo de la delincuencia de Rosario. “Nosotros no queremos celulares, queremos nuestros derechos ver a nuestros hijos y familia y se respeten. No queremos negociar nada, queremos nuestros derechos. Esto para todos los presos, pabellones y cárcel”, siguió la nota amenazante.

“Pullaro y Cococcioni carguen con muertes inocentes”, cerró el mensaje que dejó el sicario, firmado por: “Atte. Zona Norte, Zona Sur y Oeste unidos”. Pero no fue el único mensaje, antes apareció una tela colgada en la Autopista y Circunvalación con inscripciones amenazantes. “Pullaro y Cococcioni se metieron con nuestros familiares. Va haber muerte a inocentes. Taxistas, colectiveros, basureros y comerciantes”.

Se trata de confirmaciones de un accionar coordinado entre bandas de distinto origen, despliegue y peso específico en el mundo narco de Rosario. Sin embargo, para las autoridades provinciales son la confirmación de que “se juntaron las bandas para atacar al Estado y para quebrar las decisiones de erradicarlas de nuestra ciudad. Esta es una lucha de la sociedad contra las mafias que atacan con estos hechos terroristas”, dijo una fuente inobjetable de Santa Fe.

Notas recientes