Buscanos en las redes

Política

A 40 años de la muerte de Illia, un presidente humilde y honesto

Publicado

el

Comparte esta nota

En medio de la crisis de valores, el vale todo para preservar el poder, la mentira y los repartos discrecionales de dineros públicos, es bueno recordar a Arturo Illia. A la frase de “todos los políticos son iguales” hay que decirle no, no todos son iguales.

A los 18 años se había afiliado a la Unión Cívica Radical, el partido del que simpatizaba su padre, nacido en la Lombardía, y que se ganaba la vida en un horno de ladrillos, en el que el joven Arturo ayudaba cuando podía.

En 1927 se recibió de médico en la Universidad de Buenos Aires. Convencido de radicarse en Cruz del Eje, alquiló una vivienda en Avellaneda 181. En 1944, gracias a una colecta de 4000 vecinos, se la regalaron. Desde 2003 es museo. Tiempo después, reemplazó el sulky por un auto para hacer las visitas médicas.

A su regreso de Europa, en un viaje que le obsequió un paciente por haberle salvado la vida, se casó el 15 de febrero de 1939 con Silvia Elvira Martorell. Tuvieron tres hijos, Emma Silvia, Martín Arturo (quiso ponerle Franklin por Roosvelt pero no se lo permitieron) y Leandro Hipólito.

De su periplo por el viejo mundo, rescató el valor de la democracia de los países nórdicos y quedó impresionado por los manejos totalitarios en la Alemania nazi y en la Italia fascista.

Fue senador provincial, vicegobernador en 1940, presidente del comité de Córdoba en 1945 y diputado nacional en 1948. No alcanzó a asumir como gobernador de Córdoba en 1962 por el golpe contra Arturo Frondizi.

En 1963 fue elegido Presidente. Durante su gestión, se sancionó la ley del salario mínimo, vital y móvil, la ley de medicamentos, la ley de asociaciones profesionales y derogó la ley de contratos petroleros suscriptos por Frondizi con empresas extranjeras. Cuando le preguntaron por qué, respondió: “Sencillo, está en nuestra plataforma electoral”.

Destinó el 25% del presupuesto a educación, ciencia y tecnología. Además, incorporó al Código Penal la figura de enriquecimiento ilícito de los funcionarios. En su gestión, Naciones Unidas votó la resolución 2065/65 que convocaba al Reino Unido a sentarse a discutir la soberanía de las Islas Malvinas.

Sin embargo, ni los militares ni los gremialistas peronistas le permitieron gobernar. No habían pasado tres meses cuando comenzaron las tomas de fábricas. Se sucedieron las huelgas y una férrea oposición empresarial y de los peronistas cuyo líder estaba proscripto, aunque en las elecciones de 1965 habilitó a ese partido a participar. El oficialismo era minoría en el Congreso.

Illia respondió con hechos: durante su gestión el PBI creció más del 20% acumulado en 1964 y 1965, la industria un 35%, el salario real subió más de un 10% y la ocupación aumentó. Redujo la deuda externa y aumentó las reservas del Banco Central, todos logros que fueron ignorados o minimizados por quienes lo habían tomado como blanco.

Fue víctima de una cruel campaña de los medios, que lo comparaban con una tortuga, por la lentitud en la toma de decisiones o sentado en un banco de la plaza, con una paloma sobre su cabeza.

“Ya vamos, ya vamos”, respondía cuando le insistían sobre un tema. Salía a caminar sin problemas, le gustaba mezclarse con la gente y solía comer en el restaurant Arturito, en avenida Corrientes casi 9 de Julio. Todos los días, después del almuerzo, dedicaba unos 40 minutos a meditar. Le gustaba el tango, lo bailaba, y era un entusiasta de Beethoven, del budismo y del pacifismo. En enero de 1982 recibió el premio internacional Mahatma Gandhi por la Paz, por sus servicios por la humanización del poder.

El martes 28 de junio de 1966 fue desalojado del poder por las fuerzas armadas. “Soy el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas y usted un vulgar faccioso que usa sus armas y sus soldados desleales para violar la ley”, le recriminó al general Julio Alsogaray esa mañana. En medio de una multitud, subió a un auto y fue a la casa de su hermano en Martínez. Diez años después, el coronel César Perlinger le pidió perdón a través de una carta.
Esa mañana , declaró ante el Escribano Mayor de la Casa de Gobierno los siguientes bienes: su casa y su consultorio; tres trajes grises; un traje negro; dos sacos sport; tres camperas; cuatro pulloveres; ocho camisas de vestir; cuatro camisas de manga corta; diez pares de medias; tres pares de zapatos negros; un par de chinelas; un desavillé; una salida de baño; ocho juegos de ropa interior; diez corbatas; tres pijamas; un par de anteojos negros y un portafolio. No tenía auto: lo había tenido que vender.

Retomó su profesión de médico y hasta atendió la panadería de un amigo para vivir, ya que había rechazado la jubilación de Presidente. Cuando su esposa enfermó de cáncer y debía tratarse en Estados Unidos, vendió su auto para cubrir el viaje porque no quiso usar los fondos reservados, como le habían sugerido. El 6 de septiembre de 1966 quedó viudo.

Falleció a las ocho y media de la noche del 18 de enero de 1983. Primero fue velado en la Casa Radical de Córdoba. Los presentes entonaron el Himno Nacional cuando el féretro fue ingresado por sus hijos Martín, Leandro y por sus sobrinos. La guardia de honor estuvo compuesta por jóvenes que lucían la característica boina blanca, una de ellas la habían dejado sobre el ataúd. Al día siguiente, a las 18 horas el avión que transportaba sus restos llegó a Buenos Aires. Fue velado en el Congreso Nacional, previa escala en la sede del Comité Nacional del radicalismo. De ahí el féretro fue llevado a pulso por los militantes hasta el palacio legislativo.

La inhumación se llevó a cabo en el panteón de los caídos de la Revolución de 1890, a pesar de que había manifestado su deseo de descansar para siempre en Cruz del Eje, donde había llegado hacía más de cincuenta años atrás con un traje arrugado, una valija de cartón y con el sueño de ser nada más y nada menos que el médico del pueblo.

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: