Buscanos en las redes

Economia

Máximo Kirchner insiste en ir al default con el FMI: el porqué de esa jugada

Publicado

el

Comparte esta nota

Máximo Kirchner, nuevamente, lo dejó en claro. Y no sólo se refirió al pasado, sino al futuro. El diputado nacional blanqueó en las últimas horas que sigue proponiendo la voladura del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), reclamándole al Ejecutivo que renuncie a seguir cumpliendo las metas pactadas con el organismo financiero firmado el 25 de marzo pasado y que determine el esqueleto básico del plan económico que ejecuta en estos tiempos Sergio Massa.

El hijo de la vicepresidenta habló para un blog y declaró sin vueltas cuál es su mirada sobre el acuerdo negociado por el exministro de Economía Martín Guzmán

  • Lo que hace el FMI con Argentina es criminal. 
  • Creemos que se podría haber discutido más. Había que seguir negociando duramente. 
  • El acuerdo es impagable. Y la curva de vencimientos, el sobrecargo de intereses por tomar más deuda que el tope asignado, y el plazo total de repago, de 10 a 20 años.
  • Si era un préstamo político se le debía dar una solución política y estuvo alejado de la manera en que se resolvió.
  • No se puede decir que todo está bárbaro y que la historia dirá quién generó el problema y quién lo resolvió. 
  • Se dijo que se había solucionado un problema. Es verdad que la debilidad argentina hacía que el poder económico hubiera decidido avanzar, hacer un golpe de mercado, una corrida. Si entendés que esa posibilidad existe, contale a la sociedad por qué.

En definitiva, Máximo Kirchner sólo reiteró la posición que ya había hecho pública durante la primera quincena de marzo de 2022, en los días en que el proyecto con el FMI se hizo público y se negociaba dentro del oficialismo su aprobación. No pudo ser. El kirchnerismo se plantó contra Alberto Fernández y la negociación con Martín Guzmán y reclamó el cambio de la lógica de debate con el organismo financiero internacional.

Pero fue más allá. Directamente declaró que hacia el futuro, el acuerdo tampoco se podrá cumplir y que es obligación de su fuerza política denunciarlo y provocar que se modifique. Incluso se pretende ir más allá y que sea el propio FMI el que se declare culpable de aplicar el acuerdo sobre el país y provocar la caída de la actividad económica.

Y, si todo esto no ocurre, determinar directamente el fin de la coalición gobernante y responsabilidad con culpabilidad del 100% a Alberto Fernández.

El problema es otro. Sucede que el que está ejecutando, convencido, el programa pactado con el FMI es Sergio Massa; quien con su equipo económico hablan diariamente con la gente del organismo, sin quejas directas o indirectas sobre la calidad y posibilidades de cumplimiento acuerdo de Facilidades Extendidas. 

Qué tipo de acuerdo fogonea Máximo

Máximo Kirchner confirmó ayer lo que ya había planteado en el primer trimestre del año. Un plan de pagos a 15 o 20 años, con 10 de gracia. Tasas de interés de 1,05 en lugar de 4,05%. Sin revisiones trimestrales, sino eventualmente, anuales y cada vez que haya alguna cumbre del organismo. Sin metas fiscales, monetarias o cambiarias.

Y, fundamentalmente, con la libertad de llevar a juicio penal en Buenos Aires a los máximos conductores del Fondo Monetario Internacional (FMI) por haberle otorgado el crédito Stand By al gobierno de Mauricio Macri en 2018. 

Los números y porcentajes del compromiso fiscal para el sendero del déficit fiscal cero, comenzando con el 2,5% este año y el 1,9% del 2023; determinaron que ideológicamente era para él inaceptable la propuesta, y rompió filas con el oficialismo.

Máximo hizo números con sus técnicos cercanos, quienes determinaron que es imposible ubicar un déficit por debajo del 2% en el próximo año, sin un aumento considerable en las tarifas de servicios públicos, una fuerte contracción en el gasto social y una reducción considerable en el ritmo de obras públicas en las provincias.

Según Máximo Kirchner, el ajuste que implica lograr estas metas fiscales es incompatible, por ejemplo, con un oficialismo en campaña electoral en 2023. Para el diputado, ganar las elecciones presidenciales del próximo año requieren un nivel de esfuerzo fiscal lo suficientemente amplio y flexible como para poder encadenar una serie de políticas expansivas de gasto social; incompatibles con un corset semejante al que impone el organismo financiero internacional en su acuerdo de Facilidades Extendidas.

Máximo hizo números con sus técnicos cercanos, quienes determinaron que es imposible ubicar un déficit por debajo del 2% en el próximo año, sin un aumento considerable en las tarifas de servicios públicos, una fuerte contracción en el gasto social (incluyendo disminución fuerte de planes) y un nivel de reducción considerable en el ritmo de las obras públicas especialmente las provinciales.

La campaña metió la cola

Para el diputado, este panorama es incompatible con un ejercicio electoral clásico dentro del kirchnerismo, el que considera ampliamente probado en el terreno político, especialmente el bonaerense. Más puntualmente, Máximo Kirchner cree que sin dinero fresco, rápido y flexible para gastar, las posibilidades de retener el complejo conurbano bonaerense se complicarían en el 2023; por lo que no se puede aceptar una restricción de fondos como la que impone el FMI en sus metas fiscales para el próximo año. 

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: