Buscanos en las redes

Justicia

“El Hijo de Zenón” fue condenado por realizar tareas de inteligencia en una salidera

Publicado

el

Comparte esta nota

La investigación estuvo a cargo de la Unidad Fiscal de Robos y Hurtos II del MPF, que dirige Pedro Gallo. Resarcimiento económico a la víctima y decomiso del celular utilizado. Su cómplice continuará con prisión preventiva por 15 días.

Braian Zenón Leguizamón, de 20 años, fue condenado a la pena de tres años de prisión de ejecución condicional a través de un juicio abreviado, acusado por el delito de robo agravado por haberse cometido en poblado y en banda, en calidad de partícipe necesario (ver aparte).

Previo acuerdo con la defensa del imputado y el consentimiento de la víctima, la auxiliar de fiscal, María José Agüero, de la Unidad Especializada de Robos y Hurtos II del Ministerio Público Fiscal, que conduce Pedro Gallo, describió las pruebas reunidas, entre ellas, las comunicaciones telefónicas y los registros fílmicos, donde destacó el trabajo del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF), a través de los informes desarrollados por el departamento de Ingeniería Forense y de la Dirección de Análisis Criminal, para la captura y digitalización de las imágenes, la extracción de datos (mediante la técnica UFED) y el impacto en las antenas.

«El relato del damnificado fue reforzado por los registros fílmicos que captaron todo el recorrido, como así también el informe de tráfico de datos y de los registros fílmicos de las entidades bancarias donde se observa cómo uno de los sujetos que se encontraba en la motocicleta desciende de la misma, se acerca al rodado de la víctima, rompe el vidrio trasero y le sustrae sus pertenencias. Las tareas de inteligencia quedaron acreditadas con el informe UFED al teléfono celular utilizado por el imputado y el tráfico de datos que lo localizaban en el mismo espacio y tiempo que el de la víctima, respecto a la zona céntrica y del lugar de donde fueron aprehendidos momentos después del desapoderamiento de los bienes, mientras se daba a la fuga con el vehículo que utilizó para hacer el seguimiento”, describió la investigadora.

“Actuó como partícipe necesario ya que cooperó de manera imprescindible para la comisión de este hecho delictivo porque, junto a otro sujeto (oriundo de Córdoba y con prisión preventiva por otros 15 días) realizó tareas de inteligencia previa para que las personas que se movilizaban en motocicleta pudieran interceptar en el momento oportuno a la víctima y apoderarse de sus bienes”, relató Agüero sobre las características del hecho. Asimismo, la Auxiliar de Fiscal mencionó la imposición de una reparación económica (de $1.300.000 a la víctima) y el decomiso de su celular, además de otras reglas de conductas (restricción de acercamiento a un radio no menor a 200 metros y la firma del libro de comparendo en la comisaría de su jurisdicción). Finalmente, la magistrada interviniente indicó que los requisitos estaban cumplidos para proceder a la validación del convenio de juicio abreviado.

La teoría del caso

El 28 de abril de este año, siendo las 11:00 horas, la víctima salió junto a una mujer a bordo de su camioneta (marca Volkswagen modelo Amarok) de una financiera ubicada en la Galería La Gran Vía, en San Martín al 600, donde había retirado la suma de un $1.300.000, los cuales colocó en una mochila de color negra.

En esas circunstancias, el imputado, quien circulaba con otro en un automóvil (marca Honda Civic), comenzó a seguir el rodado que conducía el masculino por calle San Martín con dirección a avenida Salta, dando aviso a dos sujetos (que no fueron identificados) a bordo de una motocicleta de baja cilindrada de color blanco quienes también se sumaron al recorrido. En consecuencia, a las 11:35 horas, el damnificado y quien lo acompañaba ingresaron a una distribuidora de bebidas que se encuentra en avenida Circunvalación y Próspero Palazzo donde dejaron estacionado el rodado.

Esto fue aprovechado por un consorte (no identificado) quien descendió de la motocicleta en la que iba como acompañante. Seguidamente, rompió el vidrio de la ventanilla trasera y se apoderó ilegítimamente de una mochila (que contenía el dinero) como así también de diversos cheques.

Todo esto mientras los cómplices lo aguardaban en el lugar para asegurar la comisión del robo, actuando siempre en forma conjunta y coordinada.

Continuar leyendo...

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: