Buscanos en las redes

Economia

Crece la brecha entre ricos y pobres: un nuevo dato que refleja la crisis económica en el país

Publicado

el

Comparte esta nota

El 10% más rico de la población captura 19 veces más ingresos que el estrato inferior de la pirámide social en la Argentina, según datos que informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

El organismo precisó que los más beneficiados se quedan con el 30,6% de los ingresos totales, mientras que los que se encuentran en la base apenas toman el 1,6%.

Traducido en pesos, sobre un total de $ 1.196.507.770 miles, el 10% más rico recolecta $ 366.480.216 miles, al tiempo que los menos agraciados apenas logran obtener $ 19.132.966 miles.

De todas formas, las cifras al cierre del segundo trimestre muestran un deterioro general de las condiciones de ingresos de las familias argentinas ya que se incrementaron 61,4% cuando la inflación en el mismo período fue de 64%.

El ingreso promedio per cápita alcanzó los $41.626, cuando a junio la Canasta Básica Total (CBT) que mide la pobreza se había establecido en $33.727, o sea un 23% superior.

Respecto a la población ocupada, se registró un ingreso promedio de $66.604, equivalente al límite superior de ingresos del quinto decil bajo el cual se sitúa el 50% de las personas ocupadas.

El ingreso promedio de los primeros cuatro deciles de la población, ordenada según ingreso de la ocupación principal, es de $25.072. El ingreso promedio del estrato medio (deciles 5 a 8) es de $66.380, mientras que el ingreso de los deciles 9 y 10 equivale a $150.131.

Con relación a la población asalariada, se registraron 9.360.477 personas con ingreso promedio de $70.678.

En tanto, el ingreso promedio de las personas asalariadas con descuento jubilatorio fue de $89.630 (+56,0% interanual), mientras que para aquellas sin descuento jubilatorio (en «negro»), el ingreso promedio equivale a $38.476 (+58,8% interanual).

En el caso de la composición de los hogares, los ingresos laborales representaron el 75,3% de los ingresos totales, mientras que los ingresos no laborales (jubilaciones, pensiones o subsidios) alcanzaron el 24,7% restante.

El peso de los ingresos no laborales fue mayor para los deciles de ingreso total familiar más bajos, siendo igual al 60,7% en el primero y 16,2% en el décimo.

El coeficiente de Gini (de mejor resultado tendiendo a cero) del ingreso per cápita familiar de las personas fue de 0,414 para el segundo trimestre de 2022 mientras que, en el mismo trimestre de 2021, fue de 0,434, lo que muestra una disminución de la desigualdad.

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: