Buscanos en las redes

Salud

La nueva era de los tratamientos para el Alzheimer

Publicado

el

Comparte esta nota

Entre 1998 y 2019 se habían probado sin éxito más de 100 medicamentos para la enfermedad de Alzheimer. Pero la investigación siguió adelante con nuevos ensayos clínicos que evalúan la eficacia y la seguridad de nuevos desarrollos, y prestigiosos expertos afirman que hay lugar para el optimismo. En un editorial de una revista especializada en el trastorno, dos reconocidos expertos de los Estados Unidos consideran que el mundo ha entrado en “una nueva era de la investigación y el desarrollo de tratamientos para intervenir en la enfermedad de Alzheimer.

Los expertos son Yuko Hara y Howard Fillit, cofundador y director científico de la Fundación para el Descubrimiento de Drogas para Alzheimer de los Estados Unidos. Escribieron recientemente el editorial de la revista Journal of Prevention of Alzheimer’s Disease. Señalaron que “entre la amplitud de los nuevos blancos farmacológicos que se están investigando y que abordan la biología del envejecimiento, el rápido desarrollo y la validación de nuevos biomarcadores y la mejora del diseño y el rigor de los ensayos clínicos, nos encontramos en una nueva era de la investigación y el desarrollo de fármacos contra el Alzheimer”.
Las terapias combinadas son el estándar de atención para muchas enfermedades del envejecimiento, incluyendo el cáncer y las enfermedades cardiovasculares, y probablemente serán necesarias para tratar con éxito la enfermedad de Alzheimer.

“En un futuro próximo, pruebas sencillas y baratas, como análisis de sangre, escáneres de retina y/o biomarcadores digitales, podrán identificar un conjunto específico de patologías único para cada paciente con la enfermedad de Alzheimer. Estos biomarcadores, combinados con la información genética (por ejemplo, el genotipo APOE), podrían informar sobre las terapias combinadas óptimas a través de un enfoque de medicina personalizada que se adapte a la biología y patología únicas de cada paciente”, resaltaron.

Es decir, para los prestigiosos expertos, la nueva era para la enfermedad de Alzheimer requerirá que se lleve a cabo una combinación de fármacos para tratar o prevenir eficazmente la enfermedad de Alzheimer después de haber realizado ensayos clínicos que demuestren eficacia y seguridad.

En la actualidad se están desarrollando 143 fármacos para combatir la enfermedad de Alzheimer, de los cuales 119 están diseñados para ralentizar o detener la enfermedad. Mientras que los fármacos que destruyen la placa amiloide del cerebro dominaban la investigación hace poco tiempo, hoy en día hay más ensayos de fármacos contra el Alzheimer dirigidos a la inflamación que a esas proteínas.

Los ensayos en curso también abordan una serie de otros cambios relacionados con la edad implicados en el Alzheimer, como el metabolismo, la función vascular, la epigenética (cambios en la regulación de los genes sin alteraciones en la secuencia del ADN) y la formación de células nerviosas.

También se están haciendo avances significativos en los biomarcadores, subrayaron los expertos estadounidenses. Los biomarcadores son “necesarios para el diagnóstico precoz y el reclutamiento selectivo de los pacientes adecuados para los ensayos clínicos correctos. El desarrollo de biomarcadores -en forma de análisis de sangre, escáneres oculares e incluso pruebas digitales basadas en la tecnología- puede ayudar a la detección y el diagnóstico precoces”, expresaron.

Hace apenas 10 años, la única forma de diagnosticar el Alzheimer era mediante una autopsia post mortem. Hoy en día, los escáneres PET cerebrales, las pruebas de líquido cefalorraquídeo e incluso un simple análisis de sangre pueden proporcionar información sobre el estado del cerebro con Alzheimer.

“Los biomarcadores garantizan que se inscriban los pacientes adecuados en cada ensayo clínico y dan a los investigadores los medios para evaluar su respuesta al tratamiento”, afirma la coautora Yuko Hara. “Los biomarcadores hacen que los ensayos clínicos sean más eficientes y más rigurosos, especialmente los ensayos en fase inicial, en los que es vital determinar rápidamente si un tratamiento es prometedor, de modo que los dólares de los ensayos clínicos se gasten en los tratamientos que tienen más probabilidades de funcionar.”

Infobae

Continuar leyendo...

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: