Buscanos en las redes

Política

Operativo despegue: Cristina criticó nuevamente a Alberto Fernández y a los piqueteros

Publicado

el

Comparte esta nota

No hay salida. La inflación se convertirá en una meseta de entre el 5 y 6 % mientras se siga emitiendo. Cada vez hay más pobres, empresas quebradas, crisis energética, inseguridad, etc.

Este lunes 20 de junio, Cristina Fernández de Kirchner utilizó una tribuna armada por la CTA para iniciar de a poco su despegue del gobierno que ella formó.

La Vicepresidenta lanzó duras críticas contra la política económica, los ministros del Gabinete y el Movimiento Evita, la organización social más populosa y afín al Presidente
Cristina Kirchner volvió a cargar contra la gestión de Alberto Fernández y su estructura de poder. Tiró misiles contra dos ministros cercanos al Presidente, al Movimiento Evita, organización social afín a Fernández, y al propio Jefe de Estado, por su gestión y sus decisiones en el rumbo económico del Gobierno.

En el Frente de Todos no hay paz. No hay tregua. No hay armisticio verbal. La coalición oficialista es un hervidero permanente, que cada vez que habla la Vicepresidenta, llega a su punto de ebullición. La demostración de buena voluntad en el acto de YPF fue una puesta de escena. Lo deja en claro el contenido del acto de este lunes en Avellaneda.

CFK aseguró que el déficit fiscal no es la causa de la inflación desmedida que sufre la Argentina en la actualidad. Justamente lo contrario a lo que cree el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien entiende que hay que ir reduciendo el déficit lentamente porque sino la gestión se vuelve inviable.

“Este proceso inflacionario es consecuencia del endeudamiento criminal del macrismo”, aseguró en uno de los pasajes más efusivos de su discurso. Y siguió: “Cada vez que el país se endeuda en dólares, la economía bimonetaria hace estallar el país por los aires”. Las críticas fueron consecutivas y abrumadoras. Sobre la deuda tomada por Fernández no dijo nada.

En otro pasaje de su discurso se refirió a la reducción de los planes sociales y resaltó la figura del ex ministro de Trabajo Carlos Tomada. Irónicamente dijo, en reiteradas oportunidades, que fue un gran ministro. La intención fue clara. Marcar la contracara del ministro actual, Claudio Moroni, uno de los ministros más cercanos al Presidente y apuntado por CFK como uno de los funcionarios que no funcionan”.

Fue ligado a ese tema que afirmó que el gobierno nacional no puede tercerizar más la adjudicación de los planes sociales, como lo hace el ministerio de Desarrollo Social hasta ahora, dándole a cada agrupación una determinada cantidad. La crítica fue dirigida al Movimiento Evita que conducen Emilio Pérsico y Fernando “Chino” Navarro.

“Si Evita los viera”, sostuvo volviendo a aferrarse a la ironía como una estrategia para comunicar y cuestionar en la misma cantidad de segundos. Una vez concluido el acto uno kirchnerista paladar negro sentenció: “Pérsico no les da planes a las agrupaciones kirchneristas, pero les da al Evita para hacerle la interna a Cristina y al Polo Obrero, que quieren voltear el Gobierno”. La demonización de Pérsico por parte de Cristina obedece a su alineación con la Rosada en la interna oficialista. Antes era bueno, para ella.

El Movimiento Evita es una de las partes importantes de la estructura de poder que tiene Alberto Fernández. La otra es la Confederación General del Trabajo (CGT). O, al menos, una parte de la central obrera. Pablo Moyano, uno de los secretarios generales, estuvo sentado en la primera fila aplaudiendo cada una de las intervenciones de la Vicepresidenta.

Con información de INFOBAE

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: