Buscanos en las redes

Internacional

Por el coronavirus, Europa analiza nuevas restricciones de viaje: cómo afecta a los argentinos

Publicado

el

Comparte esta nota

Mientras los casos de Covid siguen aumentando en la región, la Comisión Europea propuso un cambio de enfoque respecto a las restricciones de viajes, basadas en el estatus de vacunación

Europa enfrenta una nueva ola de coronavirus -sólo en la última semana los contagios aumentaron un 11%; con Alemania, uno de los países más afectados, reportando un récord de casi 76.000 infecciones en un día-, la Comisión Europea (CE) propuso cambiar los criterios para permitir el ingreso de turistas y viajeros no esenciales.

A diferencia del esquema actual, que distingue entre una lista de países considerados seguros, la CE quiere actualizar las restricciones de viajes dependiendo del estatus de vacunación de los individuos, más allá del país del que provengan. Bajo lo que denomina un «enfoque racionalizado», propone discontinuar la lista de países seguros -que incluye a la Argentina- a partir del 1 de marzo, para priorizar la entrada de viajeros vacunados, recuperados o esenciales.

«Las frecuentes actualizaciones de la lista han dificultado a los viajeros la planificación de sus viajes. Las nuevas normas proporcionarán mayor claridad y visibilidad a los viajeros y harán que el sistema sea más viable», explica el comunicado.

El 29 de octubre pasado, la Argentina (junto con Colombia. Perú y Namibia) había sido incluida en la lista de 20 países desde los que se puede ingresar sin trabas a la Unión Europea (UE), independientemente de si la persona estuviera vacunada o qué vacuna hubiera recibido. Ahora, la CE propone terminar con la esa ‘lista blanca’ y cambiar hacia un enfoque basado en la vacunación. «Este cambio sólo tendrá lugar a partir del 1 de marzo de 2022 para dar a los países no pertenecientes a la UE el tiempo necesario para aumentar sus tasas de vacunación. También dependería de una evaluación previa de la situación de la vacunación fuera de la UE», agrega el comunicado.

En este sentido, varios países europeos están adoptando un enfoque similar fronteras adentro, teniendo en cuenta la suba de los casos y la alta reticencia a vacunarse. Alemania, por ejemplo, está estudiando la posibilidad de vacunar obligatoriamente a algunos grupos vulnerables; mientras que Italia restringió las actividades recreativas (teatros, cines, restaurantes, gimnasios, entre otras) sólo a las personas vacunadas o recuperadas.

Por otra parte, la CE propone ampliar la lista de vacunas aceptadas para incluir a las de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Según la recomendación de la Comisión, «los Estados miembros deberían reabrir sistemáticamente a los vacunados con vacunas que hayan completado el proceso de inclusión en la lista de uso de emergencia de la OMS, además de reabrir a los vacunados con vacunas aprobadas por la UE, como ocurre actualmente».

Si bien algunos países como España ya aceptaban las vacunas aprobadas por la OMS se trataba de una decisión particular y no todos estaban obligados a hacerlo.

De concretarse las recomendaciones -que podrían entrar en vigencia para el próximo 10 de enero-, además de las vacunas aprobadas por la Agencia Europea de Medicamentos (Pfizer, la AstraZeneca que se produce en Europa, Moderna y Johnson & Johnson) la lista incluiría a Sinopharm, Sinovac, Covishield (la versión de AstraZeneca fabricada en India) y Covaxin, de Bharat Biotech.

La Sputnik V aún no ha sido aprobada por la OMS, aunque Kirill Dimitriev, el líder del Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF), dijo que el país espera en diciembre la visita de un equipo de especialistas de la OMS en diciembre para trabajar en la revisión de la vacuna con vistas a su posible inclusión en la lista de uso de emergencia.

No obstante, las personas recuperadas de Covid o que tengan vacunas aprobadas por la OMS y no por la EMA, deberán presentar un test PCR negativo.

Por otra parte, y aceptando que la inmunidad disminuye con el tiempo, la Comisión propuso un límite de nueve meses desde la última vacunación (ya sea para completar el esquema de dos dosis o recibir una vacuna de refuerzo). Se trata de otro cambio importante que entraría en vigor a partir del 10 de enero, y que podría complicar a los turistas donde los refuerzos o terceras dosis todavía no están disponibles para todos.

En la Argentina, por ejemplo, por ahora sólo se aplican a personas inmunocomprometidas, mayores de 70 años que hayan recibido la última dosis hace más de seis meses, personal médico y mayores de 50 años con esquema completo de Sinopharm.

Los cambios también permitirían viajar a la UE a los niños de entre 6 y 17 años que se hayan sometido a una prueba de PCR negativa antes de la salida, aunque no estén vacunados.

Los países de la UE podrían exigir pruebas adicionales tras la llegada, cuarentena o autoaislamiento. Las propuestas pasarán ahora a los Estados miembros para su aprobación.

El Cronista

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: