Buscanos en las redes

columnas

MANZUR VOLVI» A MIRAR C»MO ESTÁ EL RANCHO

Publicado

el

Comparte esta nota

Para el mandamás tucumano la estrategia no es novedosa: él la practicó profusamente en la provincia con la compra del voto mediante dinero crocante. Y así es que pudo doblegar a su ex amigo, Osvaldo Jaldo, por 100.000 boletas. La reciente historia es conocida. Jaldo estrenó el traje de gobernador con mucha anticipación y sin esperar ese regalo. Hoy tiene en sus manos la maquinaria del Estado y la bolsa del erario para afianzar sus sueños en el 2023, sin las ataduras constitucionales que inmovilizan a Manzur. Pretende una tercera reeleción sine die, siguiendo los mal pasos de José Alperovich. Jaldo, ni ebrio ni dormido, se prestará para la reforma constitucional previa, que precisa Manzur. 

El titular del PE volvió al pago chico a pasar el fin de semana largo y ver, de paso, cómo quedó el rancho en manos ajenas. Con dos ojos, en Buenos Aires, monitorea sus nuevas funciones, sin descuidar lo que ocurre en Tucumán, porque no sabe hasta cuándo durará su nuevo empleo. Si en las elecciones del 14 de noviembre, se repitieran los guarismos de las PASO, lo más probable es que rearme sus maletas y vuelva este clima caliginoso. 

El gobernador en propiedad conoce que a su oponente interno no le puede dar ni un tranco de ventaja, porque después o lo alcanzará más.  Manzur padece su propia torpeza cometida en la reforma constitucional de 2006. En esa ocasión, se habilitó la tercera elección para el vicegobernador y no para el titular del PJ, propia de regímenes sempieternos, antidemocráticos. Ese cambio de la Constitución lo presidió Manzur. La reforma resultó un mamarracho jurídico, para no imitar nunca.  

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: