Buscanos en las redes

EDITORIAL

Varios dirigentes del PJ consideran que Manzur los abandonó

Publicado

el

Comparte esta nota

Tucumán. Con el clima candente de las Primarias Abiertas Simultaneas Obligatorias (PASO), la interna del Partido Justicialista (PJ), fue un permanente volcán en erupción, las acusaciones venían de una y otra parte, las trincheras no se daban tregua con el fuego cruzado. La promesa de ambas partes «En las urnas vamos a definir quien manada en Tucumán».

Concluido en acto eleccionario, Juan Manzur consiguió el 60% de los sufragios, incluso con victorias en algunas ciudades y localidades donde los referentes de Osvaldo Jaldo manejan la estructura municipal. Pero no menos cierto es el caudal de votos obtenidos por Osvaldo Jaldo, ya que enfrentar a todo el aparato oficial y conseguir el 40% de los votos no es un dato menor, el cual obliga a reconocer como segunda fuerza importante en el PJ.

El problema es la catastrófica derrota sufrida por el Frente de Todos en 17 provincias, incluso en algunos lugares considerados bastiones inamovibles del Justicialismo, fueron arrasados por la oposición. Este nuevo escenario, obligó a la ¿Vicepresidente? Cristina Fernández de Kirchner, reordenar las piezas del tablero y cambiar todo el gabinete nacional, pasando la factura de ser los responsables de la dura caída electoral. Lo curioso es que los «Retirados» de la par del presidente Alberto Fernández, son en su mayoría, integrantes de la Cámpora, afines a Fernández de Kirchner, quien en ningún momento se asumió como parte de la derrota, pero si repartió culpas por doquier.

Juan Manzur fue uno de los pocos que salvó la ropa en el naufragio, esto le abrió el camino para ser designado jefe de gabinete a nivel nacional, en una palabra, el dueño de la pelota. Pero su partida implica sentar en el sillón de Lucas Córdoba a su máximo enemigo, Osvaldo Jaldo.

El ida vuelta tuvo varios ribetes, Manzur no se quería ir solo, quería llevarse al tranqueño y de este modo evitar, después de tanto fuego, perder la «Casita de Tucumán». El gobernador se fue, pero con el vice gobernador no hubo caso por mas que le ofrecieran el oro y el moro, el quería y allí de manera interina es donde está. Debió resignar la Legislatura, y sobre todo la caja, pero está donde desde hace años quiere estar. Y aunque para afuera se intente mostrar la casa en orden, no lo está.

Varios dirigentes de primera línea se sienten traicionados por Manzur, muchos de los que trabajaron por el triunfo del 12/9 están comenzando a sentir el rigor del lugar elegido para la batalla. Hay denuncias por lo bajo, de movimientos en municipios donde algunos punteros trabajaron para Manzur, con el triunfo en el bolsillo, sienten el amargo sabor a la derrota porque esperaban otro tipo de reconocimiento, pero en cambio los están mandando a cuarteles de inverno.

En caso de los intendentes, algunos tenían la mirada puesta para acompañar una potencial fórmula que lleve la bendición manzurista, pero lo ocurrido en las últimas horas, echa por tierra esas apetencias y por el contrario, deberán conformarse con defender el territorio.

En su salida, el jefe de gabinete a nivel nacional, decidió llevar a un minúsculo grupo de colaboradores. Más allá de haber sido confirmado en el Ministerio de Educación, por el gobernador interino, Juan Pablo Lichtmajer tendría las valijas listas, caso contrario, este lunes lo aguarda la comisión de juicio político; lo mismo que el ministro de economía Eduardo Garvich, la secretaria de la gobernación Silvia Pérez y el legislador Gerónimo Vargas Aignasse, de acuerdo a altas fuentes.

El resto se quedó en pampa y la vía, masticando bronca, porque saben que en el horizonte, la primavera terminó antes de empezar.

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: