Buscanos en las redes

EDITORIAL

El presente que supimos conseguir

Publicado

el

Comparte esta nota

Tucumán. La realidad que nos afecta a los tucumanos y a los argentinos en su conjunto, no es producto de un abrir y cerrar de ojos, muy por el contrario, es el corolario de una serie de desaciertos que las Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias (PASO), parecen haber posibilitado el hecho de soltar el nudo que sujetaba un montón de problemas, que al modo de la vieja usanza, se guardaban bajo siete llaves y si había problemas, que no se noten, porque había que «??guardar las formas»?.     

Los problemas estructurales, una inflación imparable que derivó en una estanflación (estancamiento con inflación), una pandemia que sigue generando inconvenientes con una cifra de víctimas que superan los 110.000 y lo peor es que no detiene su marcha, pero mucho más preocupante es la inseguridad que se encuentra en la cúspide de las preocupaciones muy por encima de la pandemia y lo laboral en la consideración de la población, con índices que evidencian la decadencia en materia educativa donde nuestro país ocupa tranquilamente el abismo y con pocas chances de revertir la curva.

En este panorama Tucumán va en tono con lo que pasa a nivel nacional, donde el oficialismo provincial se ha dividido en dos facciones sangrientas, lideradas por el gobernador Juan Manzur de un lado y en la trinchera del frente el vicegobernador Osvaldo Jaldo, que se potencian cada día planteando escenarios contradictorios donde se endilgan culpas, pero ninguna de las partes se hace responsable de sus desaciertos, se desgranan en promesas con soluciones de salida rápida y se escudan en la herencia adquirida, cuando fueron parte integral del presente que supimos conseguir.

Llegan las PASO, y lejos de solucionar los inconvenientes de todos, por el contrario, los indicadores económicos presagian momentos complicados una vez concluidas las elecciones. La economía forma parte de todos, en estos momentos de crisis, donde parece que todo funciona en piloto automático, donde el dinero no alcanza, y sin vueltas reconocer que la estamos pasando muy mal sería acertado. En este panorama, la clase política debería dar el ejemplo y unirse en busca de soluciones, pero lamentablemente eso es una utopía.

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: