Buscanos en las redes

Justicia

Esperando el juicio por jurados

Publicado

el

Comparte esta nota

Por el Dr. Gustavo Morales

Vladimir: di, estoy contento

Estragón: estoy contento

Vladimir: estamos contento (silencio) ¿Y qué hacemos ahora?

Estragón: estamos contentos

Vladimir: esperamos a Godot

Estragó: ah cierto

Samuel Beckett «??Esperando a Godot»?

Tucumán tiene el privilegio de ser la cuna, por un lado, del primer gran juradista de América del Sur, el abogado Bernardo de Monteagudo y, por otro lado, del referente intelectual de la Constitución Nacional de 1852, Juan Bautista Alberdi.

Una vez más, ambos comprovincianos desde la eternidad, nos interpelan a todos, como integrantes de la sociedad y en especial a los legisladores, quienes están más preocupados en construir villas imaginarias para practicar saltos hípicos que en debatir normas para el advenimiento de un juicio penal para una democracia con contenido social.

Crisis de representación y legitimidad democrática

Hace un par de décadas que la «??democracia delegativa»? reclama una superación política porque una señal de crisis política de los modernos, es la manifiesta deriva oligárquica de la democracia contemporánea. No solo la creciente separación entre gobernantes y gobernados sino también la cada vez más evidente autonomías de las elites dominantes de sus respectivos ámbitos territoriales y la tendencia a la auto-referencialidad en sus procesos de decisión.

«??La crisis del concepto espacial del poder repercute por tanto en la elaboración de las decisiones. Esto nos lleva al meollo de la pregunta fundamental sobre el estado de salud y sobre el destino de nuestras democracias representativas»?. Marco Ravelli.

Mandato incumplido

Hace cuatro años y medio, aproximadamente que el Poder Legislativo presidido por Osvaldo Jaldo incurre en una «??inconstitucionalidad por omisión»?, debido al injustificado olvido de reglamentar a través de una «??ley especial»? el «??juicio por jurados»? previsto en el artículo 12 del Código Procesal Penal de Tucumán «?? versión Ley Provincial N° 8933 con sus modificaciones «?? bajo el título de «??Participación Ciudadana»?.

Es que Jaldo optó por el lodazal antes que por la discusión sensata, y se transformó en un sujeto mezcla de estiércol y cerril, cuyas consecuencias, no pueden dimensionarse todavía por falta de perspectiva histórica.

Lo cierto es que en vez de cometer la torpeza de anticipar su antropofagia política en la selección y elección del «??Defensor del Pueblo»?, imponiendo a un mediocre legislador, hubiera utilizado esas energías para permitir que un ciudadano juzgue a un par, luego de un debate oral y público, en una genuina deliberación, y decida sobre la culpabilidad o no.

Precisamente, en esta puja por el «??mando»?, los peronistas no se reproducen sino más bien actúan como un remedo de Apold y López Rega.  

Mientras tanto, esta provincia, se observa atónita la «??derrota del derecho»? aunque, como sostiene el destacado constitucionalista Roberto Gargarella, en «??La derrota del derecho en América latina»?, y dice «??Fortalecer los controles populares sobre el poder, quitando el cuasi monopolio que hoy ejerce la clase dirigente de los mecanismos de contralor que recaen hoy sobre ella misma en las áreas más diversas, pero en particular en aquellas relacionadas con sus propios abusos y privilegios, constituye una noticia importante. (…) Es reconfortante que muchos de estos cambios no son utópicos y ni exigen, necesariamente, la previa concreción de una reforma constitucional profunda «?? ni siquiera una reforma constitucional«?.

Por ahora parece que los políticos tucumanos y los legisladores solo atinan a preguntarse, como lo hacía Beckett, en su obra «??Esperando a Godot»?. «??¿Qué puedo hacer para que el tiempo se haga más corto? Les eh dado huesos, les he hablado de una serie de cosas, les he explicado el crepúsculo, esto es evidente. Dejémoslo. Pero ¿Es suficiente?»?

Continuar leyendo...

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: