Buscanos en las redes

columnas

La pelea en el PJ, ¿se define en el puerto?

Publicado

el

Comparte esta nota

El enfrentamiento. sin vuelta atrás, en el peronismo comarcano entre el gobernador y el vice»??un clásico en la historia política provincial-, convertido ya en un culebrón por entregas, trasladó su escenario central al puerto de Buenos Aires. A 1.200 kilómetros de San Miguel de Tucumán, se supone que se definirá el entuerto político que distanció a Juan Manzur de Osvaldo Jaldo (¿para siempre?), a tal punto que han dejado de parlotear entre ellos, poniendo fin a un idilio político cargado de arrumacos y palabras falas. ¿Habrá, finalmente, un arbitraje del hermano Alberto, como trata el gobernante sarraceno al
Presidente, en su condición de titular del PJ nacional?

Manzur puede exhibir, a la luz pública, una atadura amistosa con Alberto F. Con la que no cuenta su ahora enemigo íntimo. Además, en la conducción del PJ nacional consiguió sentarse en una de las cuatro vicepresidencias. Pero Jaldo, pícaro, chicaneo a su ex amigo por donde más le duele: «??El peronismo no es sólo Alberto, sino también Cristina«?, le recordó.

La frase no la soltó al azar ni al voleo, sino a propósito, haciéndole saber al jefe del PE, por si lo haya olvidado, que no es hombre de los amores de la Pasionaria del Calafate. Ella le colocó bolilla negra para siempre, y mientras viva lo ignorará. Si se entromete en esta pelea de pago chico, ¿fallará por Jaldo? Todo un enigma.

El presidente de la Legislatura no tiene la llegada de Manzur en Buenos Aires. En los días últimos busca un contacto para hablar con Cristina y darle su versión del desencuentro político. De producirse ese diálogo, que no es fácil de concretar, puede recomponer las cargas.

El tambero millonario le cerró al califa la tercera reelección consecutiva, impidiéndole la previa reforma de la Constitución, única posibilidad de que pudiera acceder otra vez a la gobernación.

El gobernante hizo cuentas simples: «??Si no soy yo, tampoco será él»?, reflexionó in pectore. Así están las cosas ahora, en una tensa calma, a la espera de que jueguen sus padrinos del puerto.

El final es impredecible.

Las relaciones entre Ella y el Presidente no pasan por su mejor momento. La que manda en el PJ es Cristina, a pesar de que Alberto F. tenga la investidura formal en el partido.

De los dos bandos tomaron represalias contra los empleados de uno y otro. El tranqueño echó sin miramientos a más de un centenar de agentes en la Legislatura, que respondían a Manzur y éste le devolvió la misma moneda a su contrincante.

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: