Buscanos en las redes

columnas

Acordada inolvidable, para infamia de la corte

Publicado

el

Comparte esta nota

La acordada 282/21, recién salida del horno, de la Corte Suprema de Justicia es para no olvidar nunca, como tampoco el nombre de quienes la suscriben (Claudia Sdbar «??presidente- Antonio Estofán, Daniel Posse, Daniel Leiva y Eleanora Rodríguez Campos). Los vocales están tan desconectados de la cotidiana realidad que los rodea que no cabe otra cosa que preguntarse, ¿dónde viven? ¿En Ganímedes o en Marte? ¿No leen los diarios, no ven televisión, no escuchan radio ni la voz de la sociedad, ni los comentarios de la gente, acerca del juez Juan Francisco Pisa, a quien acaban de premiar con una cucarda de oro?

Ninguno de los cinco supremos cortesanos se animó a suscribirla en disidencia para salvar la dignidad del alto tribunal. Hay que concluir, entonces, que habitan dentro de un termo, tapado a presión, que les impide oír la voz del pueblo. De lo contrario, no se explica que hayan firmado semejante resolución, que es, en realidad, como diría Borges, para la historia de la infamia de la magistratura aldeana. Esa mácula los dejará marcados para siempre y los acompañará hasta el último día de sus vidas. ¿Tan rápido han olvidado los cortesanos el crimen de Paola Tacacho, ultimada de 14 puñaladas, algunas por la espalda, por un obseso sexual.

¿Qué dice esa acordada tan mentada? No va más allá de un simple trámite judicial, si se la lee literalmente. Lo que realmente importa es lo que significa y esconde. A pesar de que Pisa tiene siete pedidos de destitución en la Legislatura, por su pésimo desempeño ante la docena de denuncias que formuló ante él Paola Tacacho contra su acosador Mauricio Pareja Paredes, quien, finalmente, la mató a cuchilladas, nada hizo Pisa para impedir el asesinato de la joven profesora de inglés. De este espantoso suceso, ¿nunca se enteró la Corte, no obstante la profusa difusión pública que tuvo el femicidio?

Sólo la Corte con todos sus vocales no registró ese crimen ominoso. Es más, para avalar que siga en funciones y cobrando el sueldo de magistrado hasta tanto salga la jubilación de privilegio, facilitada por el gobernador Manzur y la ministro de Gobierno, Carolina Vargas Aignasse, el alto tribunal expresa que «??Piza no registra medidas disciplinarias o sumarios pendientes»?. ¡Oh! Además, el alto tribunal ratifica que el juez penal tan objetado no tiene impedimentos disciplinarios para jubilarse con $300.00 al mes y móvil. ¿Qué fue del sumario interno que se mandó a hacer contra el juez de marras?

El de Tacacho no es el único caso emblemático de Pisa. En su historial figura el sobreseimiento de Manzur, denunciado por enriquecimiento ilícito. En un abrir y cerrar de ojos, el juez eximió de culpa y cargo al mandatario y archivó la causa. ¿Se explica por qué Manzur le aceptó la dimisión, cuando Pisa estaba al pie del patíbulo en la Legislatura? Ante estos hechos el cadáver de la profesora de inglés, seguramente, se revuelve en su tumba.

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: