Buscanos en las redes

Sociedad

Gimnasia, nutricionista y relax: así entrenan los chicos de elite que juegan al Fortnite

Publicado

el

Comparte esta nota

Decir que Fortnite tiene el éxito que tiene por ser gratis y adictivo es como decir que el chocolate gusta porque es dulce.

Es mucho más que eso. Fortnite ya no es un videojuego. Fortnite es un «??lugar»?.

A place to be. Así llaman los analistas de Estados Unidos a este furor que en 2018 facturó 3.000 millones de dólares por compras in game (dentro del juego). «??Un lugar en donde estar»?. Tangible e intangible. «??No es Starbucks, pero algo así»?, dice The Wall Street Journal. Es para los centennials «??lo que Facebook es para los adultos»?, dice The New York Times.

«??Es una red social. Con su pata en el mundo real»?, dice a Clarín Nicolás Honeker, secretario general de la Asociación de Deportes Electrónicos y Videojuegos de Argentina (DEVA).»?? Está en los celulares Android e iOS de 7 de cada 10 varones de 14 años.

Es el nuevo «??tercer lugar»?, como en la sociología moderna se describe al entorno separado de los otros dos ámbitos sociales habituales: el hogar y el trabajo o la escuela.

Ese «??lugar»? es tan importante que en Buenos Aires existe hasta una  propia «??Academia Fortnite»?.

Atención: este departamento de Palermo, donde duermen, tienen cocinera, nutricionista, entrenador físico, sillones para relajar y, por supuesto, la mejor conexión de internet y computadoras gamers pro, no es un lugar al que los padres pueden pagar para llevar a sus hijos a jugar videojuegos. No es un «??pelotero electrónico»?.

Es una gaming house. «??La primera de Argentina»?, dice Francisco Postiglione -más conocido como Frankkaster- que tiene 22 años y es el dueño de 9z Team, el equipo profesional de eSports (deportes electrónicos). Sus miembros, tanto staff como jugadores, cuentan con contrato profesional y sueldo. «Algo que la gente ajena a la industria de los eSports tal vez desconoce», aclaran.

Sus 21 players -de entre 13 y 25 años- participan en distintos juegos de forma profesional. Pero ahora el equipo tiene a dos jugadores argentinos clasificados para la Fortnite World Cup. El mundial de Fortnite. El evento más importante del mundo gamer. 

«??Será del 26 al 28 de julio, en el estadio Arthur Ashe de Nueva York (donde todos los años se juega el US Open de tenis) por 30 millones de dólares en premios para todas las competencias. Y 3 millones de dólares para el ganador del match en solitario (también hay una competencia en duplas).

Para entrar a 9z hay que ser seleccionado. Justamente, en el caso de estos dos representantes de nuestro país, por haber aparecido en la tabla de clasificaciones de Fortnite. Es una suerte de Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CENARD) pero para los deportes electrónicos. Los mejores -contrato mediante- están ahí.

Los expertos explican que Fortnite no es un lugar sólo porque existe esta y otras «academias». Fortnite es el nuevo punto de encuentro. Que reemplaza al club. A la plaza. Al shopping. Y si bien lo es para cualquier chico que lo juega, los dos clasificados lo explican mejor que nadie.

«??Thiago «King» Lapp logró su lugar entre los 100 mejores jugadores en solitario de Fortnite del planeta (el segundo argentino clasificado es Paul «Clipnode» González, de 17 años) y aseguró como mínimo 50.000 dólares sólo por clasificar. Es de Tigre, tiene 13 años (la edad mínima para competir) y la chance de convertirse en millonario de un día para el otro. Por esta habilidad saldrá por primera vez del país, durante una semana, con todos sus gastos a cuenta de Epic Games, la empresa detrás de este juego: el más popular de la historia.

«Tengo un 10% de chances de ganar, me voy a encontrar contra los mejores de todo el mundo. No tengo la misma práctica. Voy a estar en el TOP 50 o 70», aclara. Ganó 2.500 dólares por clasificar segundo. A futuro se quiere dedicar a los eSports. Pero para él lo importante no es el juego en sí (que en un año puede ser otro) sino lo que pasó por jugar a este juego: los «vínculos.»

Va al colegio de 7.30 a 12. A veces tiene taller o gimnasia hasta las 14. Juega cuando termina de hacer la tarea. Entre 6 y 8 horas por día. Fortnite para él consiste en construir para que los otros no te hagan daño.

«??Podés cubrirte y después hacer una ventana desde la cual dispararle a otro», dice. Imposible no relacionarlo con la saga de películas -también furor entre los adolescentes- «Los juegos del Hambre». Pero acá no hay historia de amor. Gana el último que queda vivo.

«??La relación con otros a través del juego es por llamada más que nada. Sólo se escuchan las voces. Pero hay muchas formas de comunicarse. Terminás juntándote a jugar en una casa donde hay muchas compus. Llamás a «??fulanito»?? y «??Pedro»?? y les decís «??¿jugamos?»?? y… vienen»?. Y van.

La ventaja de jugar juntos en el mundo real es, según Thiago, ver la pantalla del otro. «??La comunicación es más fácil. Veo cómo juega para no molestarlo. Trato de ayudarlo, de avisarle si tiene a uno atrás que lo está por matar y él no lo escuchó venir. Me hice amigos a través del juego. También hice otros cuando vine acá al equipo. Otros más de otras organizaciones. En vez de aislarme en mi casa me hice nuevos amigos. Los elijo antes que a nada»?, cuenta desde la gaming house.

Son muy pocas en el país las organizaciones -como llaman a los empresarios que arman los equipos- que apuestan por la industria de los videojuegos competitivos. Y 9z -con el sponsor principal de una bebida energética- es el que tiene más seguidores en Argentina y uno de los más grandes de Latinoamérica..

DEVA estima que alrededor de un 35% del universo gamer juega o jugó Fortnite en algún momento. El 15% lo hace de manera competitiva. La consultora de eSports Newzoo afirma que en Argentina hay 18,5 millones de jugadores de videojuegos activos.

En la argentina 9 de cada 10 adolescentes están en una red social. «La adolescencia es una etapa en la que defino quién soy y qué quiero que los demás piensen de mí. Ahí las redes son una herramienta con inmenso potencial: los define desde lo que suben a su biografía (en este caso como jugadores) hasta lo que publican cada día», detalla a Clarín Roxana Morduchowicz, doctora en Comunicación y especialista en jóvenes y consumo de tecnología. «Claro que Fortnite es su propia red social y conecta con las otras redes», aclara.

Por eso hay 9 mil grupos de Fortnite en Facebook. El grupo Fortnite Argentina tiene 19.286 miembros, con un promedio de 200 publicaciones en el muro por día.

«??Buscan otros para jugar o para formar equipos competitivos. También comparten su propio contenido: videos de jugadas, videos de recopilaciones que editan. Es una comunidad en la que se hacen memes, chistes, se cuentan anécdotas de lo que les pasó adentro del juego. Es un lugar para hacer un descargo contra quienes están haciendo trampa. No tienen dónde quejarse entonces van a los grupos de Facebook. Es una catarsis grupal en el que están todos enojándose con algunas personas»?, dice a Clarín Santiago Moreno, administrador de este grupo y director de acción social de la Asociación Mendocina de Deportes Electrónicos.

Fortnite entonces es enorme. Más allá del juego. Sólo hay que animarse a saltar. Después, a matar. Todos asesinatos a colores. Pero sin sangre.

Según Morduchowicz hay dos mitos que se derrumban: que por las pantallas la vida social es menor. «Esto es falso porque los chicos se comunican aún más». Y el que supone que los chicos hablan con extraños. «Está la necesidad de estar conectados con amigos, adentro del juego».

Tadeo «xOwN» Timmermann (16) clasificó en la última semana en la que podía hacerlo. Su lugar en la Fortnite World Cup es en la categoría «??duplas»?. Y el dúo es con Thiago, a quien sólo le dice «King».

?l es de Vicente López, está en 4° año y como va doble turno a un colegio alemán, a veces llega a las 7 de la tarde a su casa. Busca mantener un equilibrio entre deporte-colegio-Fortnite.

«??Siempre trato de sacarme de encima todo lo del colegio lo antes posible. O prestar mucha atención en clase. Así no tengo que hacer nada en casa y me queda todo el tiempo para poder practicar. Pero si tengo una prueba al otro día, generalmente no juego. No quiero que me vaya mal y tener que rendirla de nuevo»?. Juega de 5 a 6 horas por día.

Hace muy poco hizo el pase desde otro equipo hacia 9z. «??Si no hacen los ejercicios, cada una hora, puedan tener problemas posturales. Las posturas son las que se suelen hacer al fijar la vista en la computadora. La columna tiene que quedar derecha. Además, tienen la rutina en el gimnasio»?, explica Mariano Marcos, kinesiólogo de la gaming house en la que están los clasificados al mundial. Ahí también los controla una nutricionista.

«??Es muy importante que si un chico va a estar todo el día entrenando en la compu, se hidrate bien y no saltee comidas. Eso perjudica el rendimiento deportivo. Al estar en la computadora pueden olvidarse de comer. Siempre tienen que tener colaciones a mano. Que sean saludables. Frutos secos. Fruta. Yogurt. La botellita de agua al lado es crucial. Mínimo dos litros por día»?, describe Romina Devoto. Creó un menú personalizado para cada gamer.

Los más grandes duermen en ese departamento y la cocinera está disponible desde el desayuno hasta la cena.

¿Qué es para Tadeo la sociabilidad en Fortnite? «??Mientras vas avanzando en el juego te das cuenta de que empezás jugando con los amigos del barrio y que después vas jugando un poquito mejor y que podés ser aún mejor. Por eso te vas cruzando adentro del mismo juego con gente de tu nivel»?, responde. Ahí tienen que ver aplicaciones como Discord, creadas ante las ganas de los jugadores de comunicarse entre sí durante las partidas.

Son una suerte de Skype, en el que no necesariamente se tienen que mostrar las caras. Un voice chat (chat de voz).

– ¿Te pasó que te encuentres en la vida real con el que te mató ese día?

– «??Obviamente. Lo que te pasa es que te hacés muchos amigos que, quieras o no, te van a durar para toda la vida. Hace poco me junté con un par que los había conocido a través de Discord y fuimos a un boliche.

– ¿Es un mito que los chicos se aíslan por jugar al Fortnite?

– Es un miedo de los padres. Más que nada de gente mayor en edad. Piensan que dejás de tener contacto físico por estar frente a la compu. Que dejás de tener amigos. Que te alejás de todo lo que te hacía bien. En realidad es todo lo contrario. Quieras o no, te hacés más amigos, sociabilizás el doble. Además de los amigos del colegio tenés los amigos con los que jugás.

El prejuicio es de los que no se subieron al micro volador. De los que no saltaron. No mataron. Y no siguieron hablando, ya de otros intereses, por no haber hecho todo lo anterior.

Continuar leyendo...

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: