Buscanos en las redes

Sociedad

Un video muestra al policía que disparó contra Facundo Ferreira recolectar sus propias pruebas

Publicado

el

Comparte esta nota

Contra todo protocolo y sentido común, el policía que disparó contra Facundo Ferreira participó de las actividades de recolección y resguardo de pruebas posterior al crimen, ocurrido el 8 de marzo pasado. Esto es lo que se desprende de un video dado a conocer en el día de ayer, en donde se ve a Mauro Díaz Cáceres, autor del disparo mortal que acabó con la vida del niño de 12 años, señalar el pavimento con tiza, marcando el lugar donde supuestamente quedaron las vainas servidas producto de los doce disparos que en total efectuaron Díaz Cáceres junto a Nicolás González Montes de Oca aquella noche.

El video, obtenido por el periodista José Inesta y publicado en el sitio tn.com.ar, muestra los momentos previos al disparo mortal que acabó con la vida del niño. En las imágenes se observa el inicio de la persecución en la esquina de Avenida Soldati y 24 de Septiembre, donde varias motos, entre ellas la que trasladaba a Facundo junto y un amigo, circulan en contramano seguidos muy de cerca por efectivos policiales.

En las imágenes se puede apreciar la distancia que existía entre los niños y la moto de los policías apenas 200 metros antes de llegar a la esquina donde Facundo recibió el disparo que le quitó la vida, por lo que resulta difícil creer que el policía que le disparó no se haya dado cuenta que se trataba de un niño. El momento preciso en que Facundo recibe el balazo en la nuca no fue registrado por ninguna cámara de seguridad, pero sí los momentos posteriores a los disparos. Allí se puede ver al policía Díaz Cáceres hablando por celular y agachándose en diferentes sectores del pavimento, marcando con lo que parece una tiza los lugares donde presuntamente quedaron las vainas servidas.

Los protocolos de intervención policial en escenas de crimen establecen que el primer policía que llega al lugar, por el motivo que fuere, está obligado a cortar el tránsito vehicular y el paso de cualquier persona. Así debe permanecer la escena hasta la llegada de personal de la División Criminalística, que será la encargada  y única habilitada para realizar las tareas de recolección y resguardo de pruebas. Bajo ningún punto de vista un policía que participó del hecho que posteriormente se investigará está habilitado a manipular las pruebas que quedaron en la escena.

Esta irregularidad no es la única detectada en el caso Facundo Ferreira. Los policías todavía no pudieron explicar por qué comenzaron la persecución y por qué no pidieron apoyo a la base policial informando que se encontraban persiguiendo a un grupo de sospechosos. Los efectivos tampoco supieron explicar por qué cuando Facundo se encontraba inconsciente en el piso no le informaron a los médicos que tenía un balazo en la cabeza y dejaron que se lo asista como un accidente de tránsito. Otro de los puntos flacos del testimonio de los policías es por qué dispararon en reiteradas oportunidades contra una persona que en ningún momento disparó contra ellos, teniendo en cuenta que la prueba de barrido electrónico demostró que Facundo no disparó contra los policías, y que el arma encontrada en el lugar no tenía ni huellas digitales ni ADN de Facundo Ferreira.

La fiscala que investiga el caso, Adriana Gianonni, considera que la falta de cumplimiento del protocolo por parte de Díaz Cáceres, al marcar las pruebas en el lugar del hecho, fue intencional, y lo hizo con el objetivo de alterar la escena del crimen y entorpecer la futura investigación. La División Homicidio jamás fue convocada al lugar de los hechos y la fiscalía octava, a cargo de Gianonni, fue informada de lo ocurrido algunas horas más tarde.

Este fin de semana se supo que el juez Facundo Maggio rechazó el pedido de prisión preventiva que había formulado la fiscala para los dos policías involucrados en el hecho, considerando que no existe riesgo de entorpecer la investigación, pese a que en el medio se produjo una balacera en la casa de la familia de Facundo y que un policía denunció que le ofrecieron ir a la casa de la familia Ferreira a amenazar a los allegados del niño asesinado. Este es el tercer pedido de prisión preventiva que rechaza la justicia.

Anteriormente, Maggio había rechazado un pedido de detención de los policías imputados por homicidio y el juez subrogante Víctor Rouges también se negó a privar de la libertad  a los policías, que continúan prestando servicios en la fuerza, aunque en tareas administrativas.

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: