Buscanos en las redes

Sociedad

Uno por uno: estos son los casos de gatillo fácil en Tucumán

Publicado

el

Comparte esta nota

La problemática de la violencia institucional y el denominado «Gatillo Fácil» en Tucumán derivaron, esta semana, en una multitudinaria marcha de más de 4.000 personas frente a la Casa de Gobierno. La enorme columna estuvo encabezada por los familiares de las víctimas de casos de gatillo fácil de Tucumán. La marcha salió de Plaza Urquiza y culminó en Plaza Independencia.

Allí, frente a la explanada de Casa de Gobierno, miembros de la Mesa de Apoyo Justicia por Reyes leyeron un documento de repudio a lo que consideran una política estatal que avala y promueve la violencia policial como respuesta política a las necesidades de los sectores sociales más vulnerables. Luego de la lectura del documento, firmado por un centenar de organizaciones, familiares de las víctimas tomaron el micrófono y contaron cómo sufren en carne propia la violencia policial.

Estos son los casos conocidos de gatillo fácil en los últimos años: 

FACUNDO FERREIRA (12 A?OS): El 8 de marzo de 2018, en la zona de el Bajo, Facundo y su amigo Juan volvían en moto de las picadas del Parque 9 de Julio y se dirigían a sus casas, en el Barrio Juan XIII. En el trayecto, dos policías motorizados los persiguieron y les dispararon al menos 12 veces. Una de esas balas impactó en la nuca de Facundo. Los policías afirmaron que perseguían a un grupo de delincuentes, entre los que se encontraban Facundo y Juan, quienes respondieron con disparos de armas de fuego hacia los efectivos policiales. Las pericias, sin embargo, determinaron que ninguno de los menores había manipulado armas de fuego. Los policías que mataron a Facundo continúan en funciones.

MIGUEL REYES P?REZ (26 A?OS): el 24 de diciembre de 2016, en vísperas de Navidad, los policías de patrulla motorizada Mauro Navarro y Gerardo Figueroa palparon a Miguel en la esquina de su casa del Barrio San Cayetano culpándolo de un robo que no había cometido. Lo corrieron a lo largo de un pasillo y le dispararon con la itaka en la cabeza. Miguel agonizó 23 días en un sanatorio y falleció el 16 de enero de 2017.

ARIANO BIZA Y EMANUEL GALLARDO: los jóvenes se encontraban detenidos en junio de 2015 en la Brigada Norte cuando se desató un incendio en la celada donde se encontraban alojados. Las familias acusaron a los guardiacárceles de no haber abierto las puertas de la celda para que los jóvenes salgan con vida de aquel incendio.

MARÍA JOS? GORDILLO (14 A?OS): En octubre de 2012, durante una pelea en el barrio donde vivía la joven, uno de los vecinos rompió un vidrio de una casa donde vivía un policía del Grupo 0. Este policía salió enfurecido de su casa con su arma y apuntó contra el hermano de María José. La joven se puso delante de él y recibió el disparo mortal. «Eran las 15.30 aproximadamente cuando mi hija y mi hijo mayor estaban en la vereda y salió un vecino con un arma en cada mano», dijo. Recuerda que él también salió, alertado por su hijo, y comenzaron a discutir en la vereda. El tono era violento y -según afirmó- ellos se defendieron con piedras de los tres disparos que hizo el vecino. «Una de las piedras pegó en otra casa, donde estaba comiendo un asado el policía. Fue él el que salió con un arma y mató a mi hija», aseguró. «Vino derecho a apuntar a mi hijo, diciéndole que él era el que había tirado las piedras». Y agregó que su hija, asustada por la situación, se abalanzó sobre su hermano para evitar que lo hirieran. «Justo en ese momento hizo el disparo y le pegó a ella; la bala le atravesó el corazón».

RA?L ROBLES (17 A?OS): el 7 de febrero de 2018 Raúl salía de una fiesta con sus amigos y pararon en un quiosco ubicado en la esquina de Avenida Roca y Pellegrini para comprar una gaseosa. Cuando el joven se bajó de la moto en la que se movilizaba un policía de civil sacó un arma y le disparó aduciendo que lo había reconocido porque le había robado en una oportunidad.

JALIL JUAREZ: en noviembre de 2017 según fuentes policiales, cuatro jóvenes, entre los que se encontraba Jalil, interceptaron a un agente de Patrulla Urbana y a su esposa embarazada en la esquina de la avenida Aráoz y Garmendia. Los sospechosos, de acuerdo a la versión oficial, habrían intentado quitarle la cartera. El uniformado, Rubén Darío Heredia, defendió a su pareja y se produjo un primer enfrentamiento a balazos. El efectivo cayó al piso luego de haber recibido un disparo en el abdomen y los agresores huyeron hacia el este. Un compañero del herido, que se encontraba de franco y que también circulaba en motocicleta, observó el hecho y decidió intervenir. Los encontró de frente en las esquinas de las avenidas Aráoz y Silvano Bores, a unos 100 metros del primer hecho. Los sospechosos llegaron a estar frente a frente con el policía yse produjo un intercamnbiuo de disparos, según la Policía. Allí cayó mortalmente herido Jalil Juárez, de 18 años. Su acompañante, un menor de edad, escapó en la moto, pero fue detenido tiempo después, cuando merodeaba el barrio. Tenía una pistola calibre 22 en su poder.

ALEXIS NOGUERA (22 A?OS): Al joven lo mataron en su propia casa de Villa Mariano Moreno, en febrero de 2018. Efectivos policiales ingresaron al domicilio aduciendo que estaban persiguiendo a un delincuente. De acuerdo a la versión policial, Alexis había tomado de rehén a su propio sobrino. En ese momento, los efectivos ingresaron a la casa e hicieron un disparo con bala de goma al piso para disuadir al joven. El proyectil rebotó en el piso, impactó en la cabeza del joven y lo mató. La familia dice que tenían un viejo enfrentamiento con el comisario. Buscaban a dos asaltantes y entraron a la casa. «??Entraron a mi casa, donde estaban Ángel Alexis, mi esposa, Irene Nieva, y mi hija Selena Noguera, con sus dos hijos, de siete meses y de tres años»?, contó. Selena dijo que tuvo que salir corriendo de su casa ya que «??no podía respirar porque los policías habían tirado gas pimienta»?. «??Apenas salí me empujaron, a pesar de que yo tenía a mi bebé y a mi hijo en brazos»?, aseguró Selena y añadió que los uniformados ingresaron a buscar a Ángel, quien había estado durmiendo antes de la llegada de los efectivos. «??Entraron y empezaron a pegarle culatazos en la cabeza, y luego le dispararon; Cisneros veía todo y se reía»?. La mujer dijo que, luego de la golpiza, su hermano caminó unos metros hacia el patio. Allí se cayó y perdió el conocimiento. «??Nos dijeron que iban a llamar a una ambulancia, pero terminaron llevándolo ellos al hospital. Todo el tiempo nos decían que nos quedemos tranquilos que iba a estar bien»?, finalizó.

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: