Buscanos en las redes

Sociedad

Se duplicaron los asaltos a mano armada en Tucumán

Publicado

el

Comparte esta nota

Los robos violentos en Tucumán aumentaron sensiblemente desde el primer semestre de 2017 al mismo período del año actual en un 108%. Mientras el año pasado se produjeron 1735 robos violentos, este año la cifra ascendió a 3616. Este es, quizás, uno de los datos más alarmantes del informe que esta mañana presentó el Ministro de Seguridad de la Provincia Claudio Maley ante la Comisión de Seguimiento de la Ley de Emergencia en Seguridad.

El informe tiene casi 300 páginas y fue elaborado para responder a las preguntas que le formularon los legisladores sobre la situación actual de todas las áreas que dependen del Ministerio de Seguridad. En especial, le consultaron sobre la inversión que anunció el Poder Ejecutivo que realizará producto de la venta del 10% de las acciones del Banco del Tucumán sobre los servicios adicionales, la situación de asuntos internos en la policía, la identificación de los clanes narcos, la crisis carcelaria y el estado de la lucha contra las adicciones.

El escrito no está estructurado en preguntas y respuestas, sino analizando las diferentes áreas que hacen a la responsabilidad  de esa cartera. El informe incluye una sección de análisis delictual, con estadísticas elaboradas por el Departamento de Inteligencia Criminal de la policía de la provincia (D2). De estos datos se desprende que, además de haber aumentado de forma alarmante la cantidad de robos a mano armada, también aumentaron las cifras de homicidios.

Comparando los primeros semestres de los años 2017 y 2018, el año pasado se cometieron 54 homicidios dolosos, de los cuales seis fueron femicidios. Este número trepa a 59 asesinatos en el año actual, de los cuales siete fueron femicidios. Es decir, se registró un aumento del 10%.

Sobre los móviles de los homicidios, se registró un incremento en los crímenes producto de violencia intrafamiliar, también aumentaron las cifras de homicidios en hechos donde intervino la policía y en los presuntos ajustes de cuenta. A contrapelo, disminuyeron los casos de violencia intravecinal y las muertes en riñas.

El resto de las cifras que tienen que ver con otro tipo de delitos no registraron incrementos tan significativos como los mencionados anteriormente. Los escruches (robos a viviendas que no tienen moradores) crecieron un 8% desde el primer semestre de 2017 hasta el mismo período del corriente año.

Por su parte, los arrebatos en la vía pública también aumentaron, en este caso un 13%. Sin embargo, los robos bajo la modalidad de motoarrebato bajaron un 11% y los rompevidrios disminuyeron en un 43%. En cuanto a robo de motovehículos, también se registraron bajas. En los robos agravados y en los robos con la modalidad «piraña» se repitió esta tendencia.

El informe especifica que tanto la modalidad piraña como la de rompevidrios operan con el factor sorpresa y con una fuga rápida. Si bien no se trata de una nueva forma de delito, estos casos se incrementaron en el último tiempo. Respecto a los rompevidrios, no hubo ninguna aprehensión el año pasado, mientras que este año se registró sólo una. En lo que refiere a los escruches, en los últimos dos años no se registró ningún tipo de detención.

Las denuncias por violencia de género también bajaron, aunque es difícil determinar si se produjeron menos hechos de violencia contra mujeres o la gente denuncia menos. Otro dato importante es que aumentaron las motos y autos recuperados, mientras que disminuyeron los robos de camionetas y automóviles. En términos generales, bajó la cantidad de aprehendidos de 2017 a 2018: mientras en 2017 se registraron 1792 aprehensiones, en 2018 hubo 1760. Finalmente, se duplicó la cantidad de armas de fuego secuestradas.

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: