Buscanos en las redes

Sociedad

Policías ingresaron a ‘La Bombilla’ y atacaron a familiares de Facundo Ferreira

Publicado

el

Comparte esta nota

A 5 meses del asesinato de Facundo Ferreira, el pasado 8 de marzo en la zona del Parque 9 de Julio, su familia y sus vecinos fueron nuevamente víctimas de la violencia policial. Alrededor de las 22.30 horas de ayer, policías motorizados ingresaron al barrio Juan XXIII, conocido popularmente como ‘La Bombilla’, con la excusa de que buscaban a un presunto ladrón.

A pocos metros de la casa donde vive la familia de Facundo, los vecinos construyeron una garita para rezarle y homenajearle. En ese momento, policías que ingresaron en patrulleros arremetieron contra los vecinos que se encontraban en el lugar y atropellaron a un joven. La familia de Facundo Ferreira intercambió insultos con los policías y los uniformados respondieron con disparos de bala de goma.

En medio de la represión, Rita, tía de Facundo, recibió un disparo de bala de goma. En la huida, también una vecina recibió otro impacto. Además, los efectivos policiales dispararon y mataron al perro de la familia Ferreira.

Cuando cesaron los disparos, los vecinos del barrio se enteraron que la policía había detenido a B.R.C (se mantiene su identidad en reserva), un chico de 13 años. Su madre denunció que lo tuvieron incomunicado en la comisaría 6ta.

El Caso

Facundo era un niño de 12 años que el 8 de marzo a la madrugada recibió un disparo por la nuca por parte de dos policías que lo venían persiguiendo. En un primer momento, el relato policial sostuvo que los menores no se detuvieron a la voz de alto y que comenzaron a disparar con armas de fuegos por lo que los oficiales comenzaron a disparar a los menores con sus armas reglamentarias.

La familia de Miguel Reyes Pérez también fue amedrentada

Ayer, horas antes de lo sucedido en La Bombilla, otro hecho de violencia policial sucedió en el barrio San Cayetano, que tuvo como protagonista a la familia de Miguel Reyes Pérez, un joven de 26 años asesinado por dos policías el 24 de Diciembre de 2018.

A las tres de la tarde Ana Reales, mamá de Miguel Reyes Pérez, se comunicó con un activista de la ‘Mesa Justicia por Reyes’ para informar que una vecina del barrio San Cayetano había advertido la presencia del Oficial de Policía Gerardo Figueroa, uno de los policías involucrados en el homicidio de Miguel, en el ingreso de la Parroquia San Cayetano, ubicada a poco más de 200 metros de la casa donde reside Ana con su familia.

Dos integrantes de la mesa se hicieron presente en el barrio para corroborar la presencia del policía en el lugar. Al llegar, los militantes se encontraron con Figueroa en el ingreso de la parroquita, prestando servicio con el uniforme reglamentario. Cuando el policía advirtió la presencia de los jóvenes, se acercó a uno de ellos y le solicitó la entrega del DNI bajo la amenaza de demorarlo para averiguar sus antecedentes. Mientras, se comunicó vía radial con otros policías para dar la orden de buscar y detener al otro joven, quien le había tomado una serie de fotos con su teléfono celular.

Tras ello, el joven demorado decidió llamar a uno de los abogados de la mesa para advertirle la situación. Al percatarse de esto el policía decidió dejarlo ir.

Gerardo Figueroa, dicen desde la mesa, debería estar en estado pasivo por encontrarse procesado e imputado por el homicidio de Miguel Reyes Pérez. «Desde este espacio consideramos que la presencia de Gerardo Figueroa a metros de la vivienda donde reside la familia de su víctima representa una situación de peligro para Ana, su familia y sus vecinos, que se sienten víctimas diarias de la provocación y el amedrentamiento de la policía», señalaron a través de un comunicado difundido a través de las redes sociales.

 

 

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: