Buscanos en las redes

General

Facundo Ferreira: uno de los policías fue aprehendido, pero un juez ordenó su libertad

Publicado

el

Comparte esta nota

Mauro Díaz Cáceres, señalado como el autor del disparo que mató al niño Facundo Ferreira, quedó hoy aprehendido tras prestar declaración en la causa. Sin embargo, pocas horas después, un juez le devolvió la libertad.

El policía está acusado, junto a su compañero Nicolás González Montes de Oca, de haber ocasionado la muerte del chico de 12 años la madrugada del 8 de marzo en la zona de El Bajo. Esta mañana, cerca de las 10 comenzó a declarar ante la fiscal Adriana Gianoni y, al finalizar, fue trasladado a la base de Bomberos en calidad de aprehendido.

Mientras tanto, desde la fiscalía se elevaba un pedido de prisión preventiva para que Díaz Cáceres quede privado de la libertad. Sin embargo, en menos de una hora, el juez Víctor Rougés resolvió rechazarla, por lo que el policía debe ahora ser liberado. El juzgado que falló en contra de la prisión preventiva está vacante y Rougés lo subroga.

Una jornada tensa

Desde temprano en la mañana, los familiares y amigos de Facundo Ferreira se dieron cita en Tribunales, tras esperar casi cuatro meses que los uniformados sean citados a declarar. En ningún momento se cruzaron, pero si se vivieron momentos de tensión e insultos al encontrarse en los mismos espacios los familiares de los dos policías imputados.

Para la jornada se dispuso la presencia extraordinaria de un grupo de infantería con escudos dentro de Tribunales de Avenida Sarmiento y Laprida. Los uniformados se encargaron, especialmente, de que la prensa no obtuviera imágenes de los imputados cuando entren o salgan de declarar.

La guardia en el patio y la vereda del edificio se extendió hasta cerca de las 19.30, cuando finalmente se informó que Díaz Cáceres quedaba aprehendido tras terminar su declaración. No hubo tiempo para escuchar a Montes de Oca, que deberá comparecer el martes.

El hecho

Facundo Ferreira fue alcanzado por una bala policial en la nuca la madrugada del 8 de marzo en la esquina de avenida Avellaneda y Pasaje Río de Janeiro. Según el acta policial, el pequeño -que iba de acompañante en una moto que manejaba su amigo, también menor de edad- escaparon de la policía en una persecución cuyos motivos se desconocen. El niño, indicó la fuerza de seguridad, realizó disparos contra los uniformados, que respondieron primero con balas de goma y luego con plomo. Dispararon, en total, 12 veces. González Montes de Oca, lo hizo una vez y Díaz Cáceres, 11.

Sin embargo, pronto las investigaciones y pericias comenzaron a contradecir esta versión. El policía que manejaba la moto resultó estar bajo los efectos de cocaína y marihuana; la pistola que se halló (y se atribuye al niño) no tenía huellas digitales de nadie ni ADN de Facundo y una prueba de barrido electrónico determinó que el menor no disparó ningún arma. Además, el menor sobreviviente declaró que no hicieron ningún disparo y ninguna cámara de seguridad los captó con ninguna arma de fuego.

Con todas estas pruebas, la fiscal imputó a los policías en la causa caratulada como homicidio. El rechazo de la prisión preventiva para el policía que declaró y de cuya arma salió el disparo mortal cayó de manera inesperada como una bomba sobre los familiares del niño, que descontaban un avance en la causa tras la cantidad de pruebas recolectadas.

 

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: