Buscanos en las redes

General

Juicio Lebbos: el ex jefe de Bomberos habló sobre su detención

Publicado

el

Comparte esta nota

Por Mariana Romero

«Estoy sorprendido totalmente por esto, no tengo nada que ver con el hecho». De esta manera, el ex jefe de Bomberos de la Policía de Tucumán, Raúl Daniel Lobo, se expresó sobre la detención que esta mañana ordenó el tribunal que juzga la muerte y el encubrimiento del crimen de Paulina Lebbos.

Lobo llegó a Tribunales el lunes, citado como testigo, para explicar su actuación durante el operativo del hallazgo del cuerpo de la joven, ocurrido el 11 de marzo de 2006 a la vera de la ruta 341, en Tapia. Comenzó detallando que recibió una llamada del entonces subjefe de Policía, Nicolás Barrera (hoy imputado por encubrimiento) solicitándole que fuera al lugar para levantar un cuerpo; aunque -según su testimonio- durante la charla se resolvió dejar para el día siguiente el operativo, en vista de que todavía no había intervenido Policía Científica para recolectar las pruebas del lugar. Por ello, especificó, no se realizó ninguna tarea ni se envió ningún móvil hacia el lugar.

Sin embargo, dos testigos dijeron haber visto un móvil de Bomberos el día 11 en el lugar: Alberto Lebbos (padre de la víctima) y Luis Núñez (ex jefe de la Brigada Norte). Lobo insistió en que ningún vehículo fue al sitio ese día.

 

 

El tema de lo ocurrido el 11 de marzo por la tarde, apenas descubierto el cuerpo, es crucial para el destino de los imputados. La Fiscalía y la querella sostienen, entre otras cosas, que las autoridades policiales y de Seguridad tenían la intención de llevarse el cuerpo sin orden judicial antes de que se realicen las pericias correspondientes. El testimonio de Lobo parecía contradecir esa hipótesis. Sin embargo, en la mañana del martes, la situación cambió.

El fiscal Carlos Sale leyó ante el tribunal el libro de guardia de Bomberos, en el que consta que el día 11 se enviaron dos móviles a recoger un cuerpo en Raco: uno a las 19.50 y otro a las 20.30. Sobre el primero, no se registró el horario de vuelta ni el kilometraje. Respecto del segundo, el asiento en el cuaderno indica que hizo 14 kilómetros, por lo que Lobo dijo que seguramente no llegó al lugar. En términos generales, el comisario retirado no pudo explicar por qué si él dijo que no había ido ningún móvil, en el libro figuraba que sí.

 

«Fue un error de registro que yo lo expliqué,
posiblemente. Y yo no estaba en el
momento en que salió el móvil tampoco»,
señaló Lobo tras su detención. 

 

Otras contradicciones

El el jefe de Bomberos ya había incurrido en otras contradicciones cuando llegó este punto del testimonio. Durante su testimonio, que duró -entre el lunes y el martes- más de seis horas, repitió que su tarea en el lugar del hecho se limitó a quitar unas ramas del cuerpo de la víctima para que pudiera trabajar la forense y luego ordenar a su subordinado que saque el cuerpo de entre la vegetación, lo envuelva en un plástico y lo traslade a la morgue. Insistió en que su función era sólo esperar que le dijeran que se podía retirar el cuerpo y nada más.

Sin embargo, la semana pasada se exhibieron los videos filmados por la Policía durante el operativo. Allí, se puede ver la activa participación de los Bomberos y se observa que trabajaron con sogas y una tabla (Lobo dijo que no llevaron). Ese punto fue tomado en cuenta por el querellante Emilio Mrad para considerar que Lobo había mentido de manera flagrante ante el tribunal, puesto que los videos desmentían su versión.

 

«Me sorprende y lamento todo este
hecho. No tengo abogado ni tampoco
lo voy a solicitar», remarcó Lobo
durante su detención. 

 

El ascenso de Brito

El momento de mayor tensión del testimonio de Lobo se vivió la noche del lunes, cuando la querella le preguntó quién lo sucedió como Jefe de Bomberos. ?l respondió que el comisario Néstor Osores, pero se le leyó una declaración suya realizada en 2013 donde él mismo aseguraba que fue el hoy imputado Héctor Rubén Brito. El testigo reconoció que sí, primero lo sucedió Brito y luego Osores.

El clima se puso tenso en la sala por las permanentes oposiciones de los abogados defensores a las preguntas que formulaba el querellante Mrad. El presidente del Tribunal les llamó la atención e incluso llegó a quitarle la palabra al abogado Cergio Morfil para imponer orden.

 

Ver: «Un video muestra cómo se trabajó en el hallazgo
del cuerpo de Paulina Lebbos»

 

A Lobo le preguntaron entonces sobre el ascenso de Brito durante su paso por Bomberos (la querella considera que fue una retribución por el encubrimiento): se le consultó sabía que, en ese momento, el imputado ya estaba sumariado. Lobo respondió que no lo sabía y que, de acuerdo al reglamento Policial, si lo hubiera estado no podría haber sido ascendido.

Se le leyó su declaración de 2013, cuando fue consultado por la Fiscalía de instrucción sobre la promoción de Brito. «Sí, fue ascendido a comisario General; incluso nos llamaba la atención porque fue ascendido estando sumariado», decía el acta. Se le preguntó cómo puede ser que hace cinco años había declarado saber que sobre Brito pesaba un sumario y ahora decía no saberlo. Lobo respondió que, en realidad, entonces tampoco lo sabía y que ese dato se lo habían proporcionado en la Fiscalía durante la declaración. Agregó que esa no había sido su frase textual y que le habían introducido el dato en aquella oportunidad. Por un «error», dijo, no pidió que corrijan esa parte.

 

«No es que me hayan confundido, sino que
no me permitieron explayarme en la
tarea de Bomberos», argumentó Lobo
sobre su declaración ante la Fiscalía de Instrucción,
mientras la Policía lo conducía a su lugar de detención. 

 

Entonces, se le leyó lo que seguía en su propia declaración de 2013. «Existía el rumor de que estaba sumariado»?, dijo Lobo en ese momento. Fue interrogado entonces sobre si en realidad le habían dicho el dato en la fiscalía o él ya lo conocía por rumores previos. Lobo reconoció que ya tenía esa versión pero dijo que nunca la había confirmado.

 

«Había rumores de que el jefe Brito estaba sumariado
pero nada más que eso», dijo Lobo
mientras se lo llevaban esposado.

 

La detención

Los defensores de los imputados Eduardo Di Lella, Hugo Sánchez, Nicolás Barrera y Brito se opusieron airadamente a la detención e investigación de Lobo por falso testimonio. Sin embargo, el Tribunal hizo lugar a los pedidos de la querella y la fiscalía y, de esa manera, el testigo salió esposado hacia la alcaidía de Tribunales.

En el camino, respondió preguntas de la prensa. Indicó que los registros del libro que indicaban que salieron dos móviles de Bomberos hacia el lugar del hallazgo el día 11 probablemente obedezcan a un «error» y señaló que él no estaba en el cuartel a esa hora. Agregó que, si bien conocía sobre los rumores de que Brito estaba sumariado, él no lo había chequeado. Finalmente, dijo que no tiene abogado y que no pensaba solicitar uno.

 

 

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: