Buscanos en las redes

General

Juicio Lebbos: Un encubridor premiado y otro despedido

Publicado

el

Comparte esta nota

Por Mariana Romero

Los dos eran policías y los dos pasan hoy sus días en la cárcel de Villa Urquiza por el encubrimiento agravado del crimen de Paulina Lebbos. Pero hay una diferencia abismal entre ellos: el trato que recibieron durante la gestión del ex gobernador José Alperovich.

Yapura y García escuchan, junto a Roberto Lencina, su condena. Diciembre de 2013

Manuel Yapura y Enrique Garc√≠a declararon esta semana en el juicio por la muerte y el encubrimiento del crimen de la joven estudiante de Ciencias de la Comunicaci√≥n. Fueron condenados en diciembre de 2013 a cuatro y cinco a√Īos de prisi√≥n respectivamente. Comenzaron a cumplir la condena en 2016.¬†Sin embargo, lo que llam√≥ la atenci√≥n del tribunal fue el relato de lo que ocurri√≥ con la carrera policial de ambos luego del crimen y antes de que fueran sentenciados.

Ver: Un video muestra cómo se trabajó en
el hallazgo del cuerpo de Paulina Lebbos

Los dos participaron de la adulteraci√≥n de dos actas en la comisar√≠a de Raco, en el marco de la causa por Paulina. La primera era una declaraci√≥n de un remisero, Diego Nieva, que ten√≠a un auto color bord√≥. Fue tomada porque se sab√≠a que el √ļltimo veh√≠culo en que se vio a la v√≠ctima ten√≠a esas caracter√≠sticas y se indagaba a los propietarios y choferes que manejaban autos as√≠.

Antes de que el cuerpo de Paulina apareciera, se le tom√≥ declaraci√≥n a Nieva. Pero al ex jefe de la Regional Norte, el hoy imputado H√©ctor Rub√©n Brito, le pareci√≥ muy ¬ępobre¬Ľ el testimonio y mand√≥ a hacer otro. Se lo redact√≥ y se le dijo a Yapura que falsificara la firma del declarante. La segunda acta dec√≠a que al cuerpo lo hab√≠a encontrado la Polic√≠a en un rastrillaje, cuando en realidad hab√≠a sido hallado por dos baqueanos del lugar.

Dos destinos

Se descubri√≥ la falsificaci√≥n pocos d√≠as despu√©s del hallazgo del cuerpo, en marzo de 2006. Yapura era oficial en la comisar√≠a. Reconoci√≥ lo que hab√≠a hecho y explic√≥, ante la Justicia, que se lo hab√≠an ordenado sus superiores (Brito y Garc√≠a) y √©l, temiendo quedar sin trabajo, accedi√≥. Al mes siguiente, fue pasado a situaci√≥n de ¬ępasivo bajo proceso¬Ľ, lo que significaba que cobrar√≠a medio sueldo hasta que su situaci√≥n judicial se aclarase.

Manuel Yapura. Foto: Franco Vera/La Gaceta

Durante los dos a√Īos siguientes, pidi√≥ varias veces su reincorporaci√≥n a la Polic√≠a porque no estaba imputado en la causa, pero le fue negada sistem√°ticamente porque, argumentaban, √©l hab√≠a reconocido el delito. Como ten√≠a a su mujer con una enfermedad card√≠aca, pidi√≥ una ayuda social econ√≥mica que brinda la Polic√≠a (cuyas caracter√≠sticas todav√≠a no est√°n claras) pero sus solicitudes no tuvieron respuesta. Tres a√Īos despu√©s, qued√≥ fuera de la fuerza.

Ver: El policía que complicó a sus superiores dijo
que había sufrido amedrentamientos

El destino de García fue distinto. Era el jefe de la dependencia y, cuando se descubrió lo ocurrido, comenzó a declarar ante el fiscal. En un cuarto intermedio por el fin de semana, recibió la visita del entonces ex subjefe de Policía, el hoy imputado Nicolás Barrera y luego de ello se negó a seguir prestando declaración. Recuperó la libertad, volvió a la Policía y recibió un ascenso. Además, en al menos dos oportunidades recibió la ayuda social económica que a Yapura le habían negado. Llegó a comisario principal y prestó funciones en el departamento de Logística de la Policía.

El ascendido Enrique García

Interrogantes

¬ŅPor qu√© dos polic√≠as que participaron del mismo delito recibieron tratos tan diferentes por parte de las autoridades del Gobierno de la Provincia? Es lo que se trat√≥ de dilucidar este martes en la audiencia por el crimen de Paulina. Especialmente, teniendo en cuenta los grados de responsabilidad que cada uno ten√≠a y que el ascendido Garc√≠a, adem√°s, hab√≠a coaccionado a los lugare√Īos que hallaron el cuerpo para torcer su declaraci√≥n.

De acuerdo al propio testimonio de García, su relación con el entonces secretario de Seguridad de la Provincia (el hoy imputado Eduardo Di Lella) era, al menos, fluida. Habitué de la zona, el funcionario incluso le prestaba su camioneta con frecuencia para que realizara recorridos. El vínculo con las otras autoridades policiales era también bueno, como quedó evidenciado en las fotos que se encontraron en la computadora secuestrada de la comisaría. Allí, se lo ve disfrutar de un evento social, sonriente y abrazado al ex jefe de Policía, el hoy imputado Hugo Sánchez y el jefe de la regional, Brito (que participó de la falsificación de las dos actas, incluso fue él quien redactó una de ellas).

Ver: Un video muestra las increíbles condiciones
de la autopsia de Paulina Lebbos

Yapura, en cambio, no parece haber frecuentado ni a la c√ļpula policial ni a las autoridades de seguridad de la provincia. Ten√≠a 23 a√Īos cuando ocurri√≥ el hecho y uno de antig√ľedad en la fuerza. De hecho, el √ļnico di√°logo que mantuvo con el jefe de Polic√≠a fue durante el hallazgo, cuando el jerarca lo amenaz√≥ con sancionarlo porque estaba sin uniforme y con la barba crecida.

Garc√≠a vio disparada su carrera luego de cometer el delito. Su ascenso ocurri√≥ hasta el a√Īo 2011, cuando los hoy imputados S√°nchez y Barrera dejaron su cargo. Continu√≥ perteneciendo a la fuerza, como comisario Principal, hasta que se fue del puesto Di Lella. No s√≥lo Garc√≠a justific√≥ su ascenso en su declaraci√≥n. Tambi√©n los imputados, responsables por su promoci√≥n, argumentaron que, en vista de que no estaba condenado, pod√≠a acceder a ese beneficio.

Yapura, en cambio, no pudo explicar por qué, estando en la misma situación que su anterior jefe, fue sancionado con la separación de la Policía, habiendo participado del mismo ilícito.

Ambos fueron trasladados, esposados, de nuevo al penal de Villa Urquiza tras brindar testimonio en el juicio.

 

Continuar leyendo...

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: