Buscanos en las redes

General

Entre lágrimas, Sánchez pidió que le acorten la prisión preventiva

Publicado

el

Comparte esta nota

Por Mariana Romero

El ex jefe de Policía Hugo Sánchez, imputado por el encubrimiento del crimen de Paulina Lebbos, pidió hoy al Tribunal que preside el juicio que el plazo de la prisión preventiva sea acortado a 30 o 60 días. Los jueces, considerando que no había ninguna circunstancia nueva que motive un cambio en la decisión que tomaron ayer, rechazaron el pedido.

Esta mañana, Sánchez fue el primero en llegar a la audiencia del juicio. Había pasado la noche en el aeropuerto Benjamín Matienzo luego de que el Tribunal ordenara su detención por presuntamente haber amenazado a un testigo mediante un mensaje de texto enviado por su abogado. Apenas comenzó la audiencia, el otrora hombre más poderoso de la Policía de Tucumán pidió hablar.

 

«Es muy fuerte la prisión preventiva hasta el final del juicio», dijo una vez que logró reponerse del llanto que lo tomó por asalto. «Yo tengo sólo una hija, no tengo más; y un padre de 83 años. No puede trasladarse para allá, ni para llevarme nada, es complicado. Aparte el régimen que tiene la Gendarmería y la Policía (Federal) es más estricto. El régimen de la Policía (de la Provincia) es más flexible», argumentó con la voz entrecortada. Agregó que necesitaba estar en estrecho contacto con su abogado para ponerlo al día de la causa.

«Esto ha sido producto de un error. Yo lamento. Ha sido visible la congoja del doctor porque lo ha hecho involuntariamente y sorprendido en su buena fe», dijo Sánchez

Su nuevo abogado defensor, José Luis Chabán, pidió que la prisión preventiva se cumpla en la modalidad de arresto domiciliario con pulsera electrónica por cuestiones de «humanidad». Para el caso de que el planteo no sea aceptado, requirió que se lo traslade a un lugar con condiciones de alojamiento acordes (en el Aeropuerto, aseguró, no tenía cama ni agua caliente).

El dilema de la detención

El tribunal rechazó la prisión domiciliaria y el cese de la preventiva. Sin embargo, entendió que Sánchez no podía ser alojado con presos comunes (por la posibilidad de que, como comisario, haya participado en causas en su contra) ni con otros policías condenados (ante la eventualidad de haber sancionado o sumariado a alguno). Por su propia seguridad, remarcó que debía ser custodiado por alguna fuerza de seguridad nacional.

Sin embargo, Gendarmería informó que no tenía lugar, la Policía Federal aseguró que no tiene calabozo y la Policía de Seguridad Aeroportuaria indicó que tiene sitio para arrestos de no más de algunas horas. La cárcel de Villa Urquiza no se planteó como una alternativa válida puesto que, en principio, no tiene un lugar apartado del resto de los reos, ya sean comunes o ex policías.

Por eso, se dispuso su traslado a la Dirección de Homicidios. Si bien es una dependencia provincial, será custodiado por miembros de la Policía Federal.

Además, se dispuso que todas las mañanas que quedan hasta el reinicio de las audiencias (que será el 7 de mayo), Sánchez y su abogado puedan ir a Tribunales y reunirse en una sala con total acceso al expediente, para garantizar su derecho a la defensa.

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: