Buscanos en las redes

General

El acusado de matar a Paulina Lebbos dijo que el fiscal reconoció que él es inocente

Publicado

el

Comparte esta nota

Roberto G√≥mez dijo que Diego L√≥pez √Āvila lo priv√≥ de su libertad injustamente y que le dijo que sab√≠a de su inocencia. Neg√≥ conocer a la v√≠ctima y a los otros imputados e incurri√≥ en algunas contradicciones. Dudas sobre su patrimonio

 

Por Mariana Romero

La primera declaraci√≥n del juicio por el crimen de Paulina Lebbos dur√≥ casi cinco horas. Fue la del imputado por la muerte de la joven, Roberto G√≥mez, quien se declar√≥ inocente y apunt√≥ contra el fiscal de instrucci√≥n de la causa, Diego L√≥pez √Āvila.

G√≥mez, de 39 a√Īos, se present√≥ como electricista, padre de familia y v√≠ctima del caso, al igual que Paulina. Asegur√≥ que su detenci√≥n fue injusta y que L√≥pez √Āvila lo detuvo de manera injusta porque, seg√ļn asegura, le reconoci√≥ que sab√≠a que era inocente. Remarc√≥ que las pruebas en su contra (habr√≠a usado el celular de la joven con su chip desde su desaparici√≥n) son contradictorias y que no se realizaron todas las pericias correspondientes.

Asegur√≥ que el 26 de febrero de 2006 estuvo en la fiesta de cumplea√Īos de su abuela hasta cerca de las 6 de la ma√Īana, motivo por el cual no puede ubic√°rselo en la escena de la desaparici√≥n y muerte de Paulina. Asegur√≥ que una prima suya aport√≥ fotograf√≠as de ese encuentro aunque no pudo especificar si esas im√°genes conten√≠an informaci√≥n acerca de cu√°ndo fueron tomadas. Al d√≠a siguiente, agreg√≥, volvi√≥ a la casa de su abuela para continuar con la celebraci√≥n, junto a su familia.

Al a√Īo siguiente de la muerte de Paulina, G√≥mez fue beneficiado con un puesto de trabajo en la Comuna de San Andr√©s. El joven explic√≥ que la entonces comisionada comunal le ofreci√≥ el puesto para el caso de ser reelecta y cumpli√≥. Pese a ello, neg√≥ haber participado en la campa√Īa electoral, se defini√≥ como una persona no interesada en la pol√≠tica y dijo que nunca estuvo afiliado al partido de la ex funcionaria, el Frente Para la Victoria. Neg√≥ tambi√©n cualquier vinculaci√≥n pol√≠tica de su padre o de cualquier miembro de su familia.

Dijo que, durante los siguientes seis a√Īos, vivi√≥ del trabajo en la comuna m√°s otras tareas particulares de electricidad. Adem√°s, asist√≠a con frecuencia al taller de reparaci√≥n de televisores que ten√≠a su padre en Alberdi 415, en la capital tucumana. El local quedaba a la vuelta de la casa de Virginia Mercado, amiga de Paulina y la √ļltima persona en verla con vida, justamente en la puerta de su domicilio, en La Rioja al 400. ¬ŅSe conoc√≠an Mercado y G√≥mez? El imputado dijo que no, que por la zona viv√≠an estudiantes pero que √©l no recuerda a la joven. ¬ŅPor qu√© los informes de telefon√≠a dan cuenta que tanto el padre de G√≥mez como la amiga de la v√≠ctima se comunicaron con una persona en com√ļn, acusada de narcotr√°fico? Es algo para lo que el acusado no tuvo respuesta.

En el a√Īo 2011, G√≥mez se compr√≥ un auto. Dijo que pidi√≥ un pr√©stamo del Banco del Tucum√°n por $ 24.000 y que se lo otorgaron, pese a que, seg√ļn declar√≥, su sueldo en la Comuna no pasaba de los $ 1.000 mensuales y su contrato se agotaba y renovaba cada tres meses. ¬ŅC√≥mo obtuvo semejante beneficio financiero con sus magros ingresos, con una esposa sin sueldo (era ama de casa), con un trabajo sin estabilidad y sin casa propia para ofrecer como garant√≠a? Es un asunto que G√≥mez no explic√≥ porque ni la Fiscal√≠a, ni la querella ni el Tribunal se lo pregunt√≥.

 

El chip, la prueba central

G√≥mez declar√≥ que utiliz√≥ su √ļnica l√≠nea en un √ļnico aparato, un Motorola V3 que compr√≥ en 2005 y mantuvo hasta 2011. Consultado sobre por qu√© los informes de la compa√Ī√≠a Movistar daban cuenta de que su chip fue insertado en el aparato de Paulina a las pocas horas de su desaparici√≥n y fue utilizado en √©l durante a√Īos, G√≥mez dijo que ese hecho no est√° probado. Adem√°s, indic√≥ que su l√≠nea telef√≥nica estaba clonada y que hab√≠a otros tres titulares utilizando su n√ļmero. Agreg√≥ que, respecto del celular de Paulina, hab√≠a tambi√©n dos presuntos due√Īos aparte de la joven. Consultado sobre el origen de esa informaci√≥n, dijo que proven√≠an de informes que ten√≠a su defensa, elaborados por una compa√Ī√≠a de celulares.

Durante un cuarto intermedio, la prensa pregunt√≥ a su abogado, Juan Macario Santamarina, si el tel√©fono que G√≥mez dice haber utilizado durante esos a√Īos fue debidamente peritado y respondi√≥ que no. Se le pregunt√≥ si iba a solicitar una pericia que pruebe los dichos de su defendido y respondi√≥ que no lo har√≠a, por una cuesti√≥n de estrategia de la defensa. Tambi√©n dijo que no est√° citado a declarar ning√ļn directivo de la empresa Movistar para que explique las inconsistencias en los informes a las que se refiri√≥ su cliente.

La investigaci√≥n determin√≥ que, en total, en el celular de Paulina se insertaron 17 chips durante los a√Īos siguientes y que, de una manera y otra, todos tienen alg√ļn v√≠nculo con G√≥mez. El imputado neg√≥ esa posibilidad argumentando que su √ļnico chip siempre funcion√≥ en su √ļnico equipo. Sin embargo, debi√≥ reconocer m√°s adelante que eso no fue as√≠ cuando le leyeron parte de su declaraci√≥n de la etapa de instrucci√≥n, en la que √©l mismo asegur√≥ que, cuando le funcionaba mal su tel√©fono, intercambiaba aparato con su hermano. Adem√°s, hab√≠a dicho en 2013 que, cuando llegaban taxistas al taller de su padre, le ped√≠an el celular e insertaban chips para chequear si los tel√©fonos que se olvidaban los pasajeros ya hab√≠an pasado a ¬ę??banda negativa¬Ľ?Ě (bloqueo por extrav√≠o o robo). G√≥mez reconoci√≥ esas dos pr√°cticas, aunque se√Īal√≥ que eran espor√°dicas y por cortos per√≠odos.

Contra el fiscal

G√≥mez no estaba al tanto de la desaparici√≥n y muerte de Paulina porque, asegur√≥, no ¬ę??era de ver las noticias¬Ľ?Ě. Reci√©n se enter√≥ del hecho, dijo, en el a√Īo 2013, cuando lo involucraron. Dijo que el 27 de noviembre fue a Tribunales porque le dijeron que hab√≠an citado a su padre como testigo en una causa. Cuando lo encontr√≥, el hombre le explic√≥ que le preguntaron por tres n√ļmeros de tel√©fono y G√≥mez reconoci√≥ el propio en la lista, as√≠ que decidi√≥ ingresar nuevamente al edificio y explicar que le pertenec√≠a (estaba a nombre de otra persona porque lo compr√≥ de manera informal). En ese momento, indic√≥, apareci√≥ el fiscal L√≥pez √Āvila, a cargo de la instrucci√≥n, y le dijo ¬ę??chango, est√°s hasta los huevos, habl√° que ac√° hay gente del poder involucrada¬Ľ?Ě.

¬ę??Pas√© diez d√≠as detenido en¬† el ¬ę??chancho¬Ľ?? de Tribunales¬Ľ?Ě, explic√≥ G√≥mez, reclamando que el peque√Īo cuarto no reun√≠a las condiciones m√≠nimas de detenci√≥n. Luego, indic√≥, lo llevaron detenido al aeropuerto. En total, purg√≥ tres a√Īos de prisi√≥n preventiva. ¬ę??Siento que a m√≠ me ha secuestrado la Justicia¬Ľ?Ě, dijo. Y se quebr√≥ al recordar los problemas que atraves√≥ su familia y, especialmente, sus hijas por ello. Su familia, presente en la sala, tampoco pudo contener las l√°grimas. ¬ę??Ese fue el fiscal, a m√≠ me hac√≠an ver a mi hija esposado¬Ľ?Ě, insisti√≥.

G√≥mez dijo que su situaci√≥n se agrav√≥ cuando L√≥pez √Āvila apareci√≥ en el programa Buscando Justicia (Canal 8 de Tucum√°n) hablando sobre la causa. √?l mismo se lo reclam√≥ en un encuentro que, asegura, mantuvieron en privado. El di√°logo durante esa reuni√≥n fue el siguiente: ¬ę??¬Ľ??Usted sabe que yo soy inocente, a mi hija le dicen en la escuela que su pap√° es un asesino¬Ľ??, le dije. Me dice ¬ę??G√≥mez, perd√≥name, no me he dado cuenta¬Ľ??. Me dice ¬ę??yo s√© que no ten√©s nada que ver¬Ľ??¬Ľ?Ě. El imputando dijo que ese encuentro se realiz√≥ a pedido del fiscal y que, durante su desarrollo, L√≥pez √Āvila le dijo ¬ę??yo soy due√Īo de hacer lo que quiera¬Ľ?Ě y que le reconoci√≥ a sus familiares que √©l era inocente.

Las vinculaciones políticas

Ni particip√≥ de campa√Īas electorales, ni de actos proselitistas, ni del ploteo de colectivos ni de ninguna otra actividad pol√≠tica. Es lo que repiti√≥ G√≥mez durante su exposici√≥n y ante las preguntas que le formularon la fiscal√≠a, la querella, el actor civil y las defensas. ¬ę??¬ŅUsted sabe qui√©n era el gobernador en 2006?¬Ľ?Ě, le pregunt√≥ el abogado de Eduardo Di Lella, Gustavo Morales. ¬ę??Creo que Alperovich o Miranda¬Ľ?Ě, respondi√≥ el acusado. Dijo que al puesto que obtuvo en la Comuna se lo ofreci√≥ la delegada porque necesitaban un electricista y que, de vez en cuando, los llevaban a actos del 9 de Julio.

Cobr√≥ su √ļltimo sueldo del Estado cuando fue detenido en 2013. A esa altura, indic√≥, ya hab√≠a terminado de pagar el pr√©stamo del Banco del Tucum√°n y cambi√≥ el auto por un modelo m√°s viejo, por su complicada situaci√≥n econ√≥mica. En la actualidad, vive de trabajos de electricidad que le requieren sus vecinos que, asegura, lo apoyan de manera incondicional.

 

 

Continuar leyendo...

Copyright © 2021 - Quediario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: